Un suspiro

Comunicación entre M. y el colgante de Ágata Musgo y Cuarzo.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a M. entre las nubes, cayendo a gran velocidad. Estaba muy contenta, nada de miedo. Que va, disfrutando como si hiciera caída libre o algún otro deporte de riesgo. Caía, caía… Me pareció que debería llegar a la Tierra pero no la veía. Todo estaba lleno de nubes. Blancas y luminosas pero había tantas que no se veía nada más. En ese momento empezó a activarse su Cuarzo. De verdad me es muy difícil explicarte bien que pasó.
M. hizo la sanación a través de los Códigos de Luz y en la primera sesión la liberaron de una energía externa que percibía yo como un “cacho de metal” entre sus vertebras. Por supuesto ya no estaba pero ese sitio era como si tuviera cicatrices y por eso lo sentí muy rígido. La energía de Cuarzo empezó a empujar todas las densidades que estaban por allí. Estiraba las células y las llenaba de luz toda la zona de la nuca hasta el cerebelo. Llenar el cerebelo de luz no era la tarea fácil. Lo veía como un desafío entre dos serpientes, una negra y otra blanca. La blanca expulsó finalmente la negra y el Cuarzo llenó entonces todo su cuerpo de luz brillante y blanca. Pienso que ese colgante se ha convertido en un talismán muy poderoso de una energía muy elevada donde no hay sitio de las dudas quien manda. Es la fuerza de luz, concentración, y sabiduría.
Ágata Musgo como si quisiera dulcificar la fuerza de ese Cuarzo tan poderoso. Vi que su energía rodeó el corazón de M. que se llenó de pequeñas flores blancas, delicadas y preciosas. Sentí el frescor de la primavera. La conexión con la Tierra y con la vida. Un suspiro después de hacer buen trabajo, reconocido y valorado. Paz que hace que la luz nos arropa e ilumina en lugar de deslumbrarnos.

La hora ha llegado, vuela!

Piedras que hablan y sanan

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a N. como si fuera un pollito dentro de un huevo. Ya había empezado el gran esfuerzo de salir afuera. Estaba muy apretada, en penumbra pero sentía dentro la fuerza y el impulso de salir. Poco a poco picando la cáscara y estirando las alas consiguió hacer el primer pequeño agujero por el cual entró la luz. Ese rayo le dio todavía más fuerza y continuó con el trabajo. Era precioso observarlo y acompañar a N. en ese proceso. Cuando por fin se liberó de tu antigua casa, que quizás al principio era su refugio pero en ese momento solo le apretaba, se dio cuenta que estaba en un nido. Arriba, arriba entre las nubes, en alta montaña. A su lado estaba tu padre o madre, no sé decírtelo. Era una gran águila. Preciosa, majestuosa. La miraba con mucho amor y orgullo. N. era muy diferente de ella. Nació con las plumas blancas. Y crecía con cada minuto. Y cuando abrió con la ligereza y destreza sus preciosas alas blancas y empezó el vuelo. En forma de la preciosa águila blanca llagó a su propio corazón . Se vía a si misma en forma de persona y dentro de su corazón, esa preciosa águila. La Concha le dijo: “ Te sorprende que te ayudo a conectar con tu águila aunque provengo del mar. Nadar es como volar. También tienes que conocer muy bien los corrientes y ser muy habilidosa. También tienes que aprender los ciclos de mareas como los cambios de las estaciones. Soy blanca para que recuerdes el plumaje blanco que llevas.” La Crisocola le dijo: “Y yo te aporto la fuerza. Para que puedas saltar y abrir las alas. La hora ya llegado. Vuela.”

Minerales y Códigos de Luz para embarazadas

minerales para embarazadas, piedras para embarazadas

Tanto minerales como los Códigos de Luz pueden acompañar un estado tan mágico que denominan a veces como un estado de buena esperanza. Toda la familia incluyendo nuestros amigos peludos puede beneficiares de la energía amorosa de las piedras. De esta manera puede afrontar con más facilidad y naturalidad todos los cambios venideros que la aparición de nuevo miembro de la familia puede suponer. Por otro lado los Códigos de Luz pueden facilitar a la futura madre un reencuentro consigo misma. Un reencuentro con su luz y su poder, para crear nueva viva – suya y de sus seres queridos.

El diseño de esa preciosa flor hecho por Petit Fok
https://www.facebook.com/Petit-fok-782178348471712/

 

Jo…, puedo cambiar la piedra?

piedras que hablan y sanan

Fue lo primero que me escribió una amiga mía al leer la comunicación entre ella y esa Amatista. Desde que nos conocimos hace más o menos 20 años su vida estaba llena de baile. Ahora tiene una escuela de baile pero últimamente se lesiona bastante. Y qué le dijo ese colgante? Aquí lo tienes.

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación la vi, como no, bailando. Pero parecía como si sus zapatos estuvieran llenos de clavos y con cada paso se clavaban en el suelo. Le fue cada vez más difícil bailar. Finalmente los clavos empezaron a clavarse en sus pies. Pero ella intentaba seguir bailando.
Apareció la energía de Amatista y le pidió: “Quítate los zapatos, por favor”. Pero ella respondió: “No puedo, y no quiero. Quién sería yo sin mis zapatos?”. Amatista siguió insistiendo: “Quita los zapatos! Sientes por dentro que hace falta hacerlo. Quítatelos!” Pero ella no quería hacerlo. La energía de Amatista, que veía como a un hombre, puso manos en sus hombros, la miró fijamente y le dijo: “Sácalos ahora porque si no, luego tendrás que cortarte los pies”. Eso la chocó y finalmente se agachó para quitarselos. Mientras tanto Ametista le decía: “Eres una mujer cíclica. No lo olvides! Todo lo que creaste es como si fuera tu hijo. Lo has concebido, lo has gestado, lo has criado. Tu escuela es como tu hijo. Pero ahora no le dejas salir de casa. Y eso no es sano. Toca desprenderse de todo eso. Y tú por dentro lo sabes y sientes. Por eso te lesionas. No te digo que nunca más bailes o que no pongas más tus zapatos de tacón. Te digo que lo hagas “solo de visita”. Toca poner otro calzado. Taca vivir. Estoy aquí para ayudarte poner unas zapatillas de deporte. Siénteme así. Te ayudo a poner otros zapatos para que puedas correr. Y lo puedes hacer! Puedes correr tan bien como bailas. Y lo anhelas. Tu alma quiere otro paso. Y para hacerlo necesitas cambiar los zapatos.”
Le deseo que escuche a su alma. Y lo deseo a todos nosotros aunque a veces es tan difícil cambiar los zapatos

Colgante de Cuarzo Ahumado, Mookaita y Triqueta

cuarzo ahumado, mookaita, triqueta

Cuarzo ahumado
Esta piedra protectora tiene un fuerte vinculo con la tierra. Garantiza el juicio cuando el suelo tiemble bajo nuestros pies. Es un soberbio antídoto del estrés que promueve el pensamiento positivo y pragmático. Enseña a dejar atrás cualquier cosa que ya no te sirva como el pasado o viejos patrones de la conducta. Arroja luz en la oscuridad y muestra los pensamientos negativos. Así ayuda a atraer otras alternativas positivas, lo cual la convierte en una piedra de cambio. Cuando entra en contacto con las emociones negativas, las disuelve suavemente. Aporta una vibración positiva que llena el espacio.
Mookaita- jaspe australiano
Promueve la energía a todos los niveles, pero sobre todo en el mental y el espiritual, por lo tanto es ideal para iniciar nuevos proyectos y para renovar las energías antes de comenzar una nueva etapa de vida o para afrontar una crisis. Ofrece equilibrio útil entre las experiencias internas y externa. Imparte tanto deseo de nuevas experiencias como una profunda calma con que afrontarlas. Indica todas las posibilidades y ayuda a elegir la mejor. La mookaita es una piedra físicamente estabilizadora que fortalece el sistema inmunitario. se conoce también como la piedra de la paciencia.
Triqueta
Ese símbolo es uno de los más importantes dentro de la cultura tradicional celta y tiene una antigüedad de más de 5.500 años. El diseño, con forma de hélice y un anillo representa la unión y el círculo de la vida- nacimiento, muerte y renacimiento, las tres fuerzas de la naturaleza -tierra, agua y aire y los tres planos de la conciencia- mental, espiritual y físico. Así mismo es la representación de la parte femenina del universo y su divinidad en las tres facetas- doncella, madre y anciana .

Unificando Corazones

unificando corazones

La sanación con Códigos de Luz. Tan sutil que a veces se te escapa su significado. Pero al mismo tiempo tan reveladora. Por lo menos para mí. En mayo va a pasar un año desde que trabajo con esas energías. Cuando hice la formación me abrumaron los recuerdos de Lemuria aunque ni siquiera tenía idea clara de su existencia. Y entonces vino el Código Unificando Corazones aliviando mi rabia y tristeza. Ahora, haciendo siguiente paso, volvió el mismo código. No lo pedí. Vino solo sabiendo que lo necesitaba. Pero ahora ya no se trata de la rabia o tristeza sino de lo que me pidieron los Elfos: “No olvides de donde vienes.” Pero, de dónde vengo? Y entonces sentí ese código en mi corazón. Siempre lo sentía como una energía que me conectaba con otros corazones, de otros seres vivos, pero esta vez lo sentí como si me conectara con todos mis corazones. Con los corazones que latían en mis cuerpos, en tantas, tantas vidas. Recordando y sintiendo el camino. Sintiéndolo en el corazón porque la mente no lo entiende todavía. Mis corazones tal como los vuestros unificados con la misma fuerza. La fuerza del Amor.

La secuoya

secuoya

Veo mi camino íntimamente relacionado con vosotros. En las comunicaciones se reflejan mucho las vibraciones a las que me obro yo. Por eso no me sorprendió nada esa comunicación. Y el árbol y los seres que aparecen al final son los que aparecieron en mi vida hace poco y me arropan de la manera muy similar que vi en esa comunicación. Queréis saber de quien hablo? Aquí lo tenéis

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a Trini (nombre inventado) en lo alto de una gran secuoya. Estabas muy arriba pero no le daba miedo la altura. Se sentía muy feliz mirando al horizonte. Me pareció sentir como la piedra la conectaba cada vez más con ese precioso árbol. Cerró los ojos y sintió la conexión profunda con esa majestuosa secuoya que la mecía suavemente y le susurraba una canción. Trini se sentía como si formara parte de ese precioso árbol y al mismo tiempo como si fuera un niño en la cuna. La paz que le trasmitía la secuoya se convirtió en la sensación de dulce felicidad. No necesitaba nada más. Y al mismo tiempo estaba bien conectada con la Tierra. El tronco del árbol era el suyo. Sus raíces eran las suyas. Poco a poco abrió los ojos y tuvo la sensación como si hubiera vuelto a realidad. Vi a Trini sentada en una mesa bastante grande tomando café. Todo normal pero junto a ella estaban los elfos. Sentados, tomando café como si fuera nada, tal como ella. Uno de ellos miró a sus ojos y le dijo: Cuando quieras y te apetezca puedes contar con nosotros. Puedes conectar con nosotros. Estamos aquí esperando, tomando café.”

Mookaita- Jaspe australiano

mookaita

Promueve la energía a todos los niveles, pero sobre todo en el mental y el espiritual, por lo tanto es ideal para iniciar nuevos proyectos y para renovar las energías antes de comenzar una nueva etapa de vida o para afrontar una crisis. Ofrece equilibrio útil entre las experiencias internas y externa. Imparte tanto deseo de nuevas experiencias como una profunda calma con que afrontarlas. Indica todas las posibilidades y ayuda a elegir la mejor. La Mookaita es una piedra físicamente estabilizadora que fortalece el sistema inmunitario. Se conoce también como la piedra de la paciencia.

Cuando la Tierra te ama

Cuando la Tierra te ama

Cuando la Tierra te ama.
Un día le dije a mi hijo que todo tenía su tiempo que en algún momento se terminaba. Y que yo, algún día, iba a morir y dejaría de existir. Me miró y respondió: “Te equivocas. Cuando mueres dejas de existir. Pero luego pasa tiempo y la Tierra empieza a amarte. Y te ama cada vez más, cada vez más, cada vez más. Y vuelves. ”
Buenas Noches queridos tesoros de la Tierra.