Pendientes con turquesa y sodalita

Turquesa
Es sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y solaz al espíritu. Es una piedra protectora. Fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual. Disipa las energías negativas y limpia bruma electromagnética, proporcionando protección contra los polucionantes del medio ambiente. Es una piedra empática y equilibradora. Promueve la autorealización. Ayuda a resolver problemas creativamente. Calma los nervios cuando uno tiene que hablar en publico. Disuelve la actitud de mártir o el autosabotaje. Aporta calma interna. Es una piedra excelente para tratar estos de agotamiento, depresión o ataques de pánico.

Sodalita
Une la lógica con la intuición. Abre la percepción espiritual. Estimula la glándula pineal y el tercer ojo. Infunde un deseo de verdad y un impulso idealista, posibilitando que seas fiel a ti mismo y defiendas tus creencias. Fomenta el pensamiento racional, la objetividad, la verdad y la percepción intuitiva, junto con la verbalización de los sentimientos. Aporta equilibrio emocional y calma los ataques de pánico. Potencia la autoestima, la autoaceptación y la confianza en uno mismo.
Cierre de plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *