Sabes, cuántas aventuras más te esperan? Tantas, cuantas te permites soñar!”

A veces se necesita ajustar la energía de los minerales. En ese proceso aparecen las energías que ayudan tanto a las piedras como a la persona entenderse mejor. Lee quien dio mensajes a través de ese colgante.
Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación no vi a N. Incluso pensé si las piedras eran de verdad para ella. Pero la habían llamado por alguna razón. Pues, insistí y finalmente la vi. Me pareció ver como si el Cuarzo se convirtiera en una espada y las otras piedras intentaban poner encima de N. una armadura. N. no estaba muy convencida y las miraba desconcertada. Pregunté a las piedras si de verdad era necesario convertir a N. en un caballero porque no la veía contenta. Las piedras susurraron muy sueve para que N. no lo oyera: “Es que ella tiene que actuar! Nosotros solo somos maestros. No te das cuenta? Es el Excalibur!” Miré otro vez al Cuarzo convertido en una espada. Los minerales continuaron : “Recuerdas la leyenda sobre el Rey Arturo? Era él quien decidió intentar a sacar El Excalibur ! Y lo consiguió aunque en ese momento pocos sabía quien es.” Susurré de la misma manera como lo hacían las piedras: “Vale, de acuerdo. Pero pienso que apretando a N. y siendo duros, no vais a conseguir gran cosa. No seria mejor, apoyarla , enseñar poco a poco como aprovechar esa gran oportunidad que se le presenta?” Respondiendo a mi pregunta y propuesta la energía de los minerales cambió. Sentí como poco a poso los minerales se llenabas de tres energías diferentes.
Primero sentí la energía de la Hada Morgana en las Rodonitas. Le dijo a N.: “Venimos apara ayudarte y acompañar. Soy Morgana. La mujer sanadora. La mujer a la que no se entendió. Ni se amó. La mujer que sufrió pero aprendió amar su feminidad. La mujer que encontró su fuerza entre los escombros de su mundo. Te ayudaré a sanar las heridas de la falta de amor, del desengaño, de las perdidas, de malentendimientos. Es un reto. Pero estaré a tu lago para que puedas elevar el dolor hacia el amor.
En el Cuarzo Rosa vibra la energía de Nimue, la Dama del Lago. Una energía muy serena. Muy abierta y segura de si misma. Una energía en expansión y anhelo de aprendizaje. De conocer más.
En Amatista empezó a vibrar ni mas ni menos el gran Mago Merlín. Dijo a N.: “La noche está llena de estrellas. Hay momentos en la vida que miramos más las estrellas que disfrutamos de la cálida luz del Sol. Es el momento cuando la vida nos da una sabiduría que sobresale nuestras limitaciones. Es el momento cuando la oscuridad de la noche deja de darnos miedo. Y en lugar de él nos da entendimiento. Abrazo a ti con todas tus experiencias. En el curioso momento de tu vida cuando en plena luz del sol puedes sacar tu Excalibur y al mismo tiempo puedes mirar las estrellas de la noche. Sabes, cuántas aventuras más te esperan? Tantas, cuantas te permites soñar!”
Al final me pareció ver un hilo dorado que unía a las piedras y a Morgana, Nimue, Merlin y a N. Y ella llevaba, en su mano extendida, el Excalibur de cristal.