Confía

jade

Comparto con vosotros esa comunicación porque pienso que a muchas madres puede servir de reflexión. A mí seguro. Era una comunicación para un chico que me pidió su madre (nombres inventados). Me pidió que las piedras le protegieran. Aquí tenéis que nos contaron…
Al principio, después de pedir permiso para abrir canal de comunicación, pedí que Juan fuera invisible para las energías de baja vibración.
Lo vi en una piscina, con un tobogán grande, muy feliz, jugando y disfrutando. Pero la madre, que vi también, estabas muy preocupada. Manuela estaba mirándole y …. esperaba lo peor. Acudieron las piedras para explicarle que lo que más necesitaba Juan era que ella estuviera tranquila y confiada. Le prepararon a Manuela una bonita tumbona y le ofrecieron un masaje. Pero me parecía sentir que ella no lo aceptaba porque en su interior sentía que si dejara de preocuparse, seria como dejar de cuidar a tu hijo, dejarlo solo. Las piedras repetían:”Confía, tu hijo está seguro, tu hijo está muy bien”.
Me centré otra vez en Juan. Seguía sintiéndole muy alegre, bañándose en agua muy luminosa, rodeado por seres de luz. Muy feliz.
Pues, lo digo a mí y a muchas mamas más. Dejemos de preocuparnos tanto. Nuestros hijos están bien. Especial mente ahora, en verano, dejemos que jueguen y nos relejemos un poco en tumbonas, tomando sol con una cubata en la mano 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *