Dónde enfocas tus energías?

pendientes de coral y cuarzo turmalinado

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi el mar embravecido y a Helena en un barco pequeño remando. Ni siquiera era un velero. Remaba y remaba. Las olas se hacían cada vez más grandes, casi verticales. Le pregunté a Helena si todo eso no estaba una poco exagerado y me respondió: “No, no. Mira que puedo hacerlo….” Yo pensé que sí lo podía hacer pero para qué complicarlo todo tanto. Y a demás a dónde iba? Parecía que ni siquiera tenía un rumbo. De repente a su lado aparecieron las energías de Cuarzo y de Turmalina. Al principio los vi como a dos personas que la cogieron de manos. Cuarzo a la izquierda y Turmalina a la derecha. Todo se calmó. Incluso desapareció. Helena cerró los ojos. Su cuerpo se llenó de la calma y paz. Se llenó de silencio. Era como hacer una pausa. Una pausa necesaria para restablecer el orden. Como reiniciar el ordenador.
Cuando abrió los ojos en sus manos estaban dos cintas. Blanca a la izquierda y negra a la derecha. Se oyó la voz que le decía: “Tienes fuerza y energía para lidiar las advertencias. Pero vigila donde la enfocas. Puedes empezar a crear tu realidad, armonizarla con tus propios hechos. Aprovecha tu fuerza para crear. No la malgastes.”
En ese momento Helena empezó a bailar. Con esas cintas largas creaba un precioso espectáculo de luz y sombra. De lo masculino y femenino. Integrando todos sus aspectos.
Y el mar embravecido? Se quedó atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *