El poder de la alegría

tesoros de la tierra

Hoy os cuento una comunicación que hice entre ese conjunto de piedras y una preciosa pareja, Juan y Manuela con la participación de su perro Faron ( todos los nombres inventados)
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi su casa. Pregunté dónde estaban pero las piedras me dijeron: ellos luego, primero la casa. Y comenzó el proceso de limpieza profunda de su casa. Veía muchos torbellino de varios colores que a gran velocidad recorrían todos los rincones de la casa. Lo que me sorprendió fue que también aparecían unos códigos o símbolos que se colocaban en varios puntos de su casa. No los conocía. Me pareció sentir: “esos códigos son solo para Juan y Manuela. No los conoces pero ellos los reconocerán y sentirán”. Mi sensación era que los códigos se situaban en el orden de puntos cardinales creando las conexiones con los guardianes de esos puntos. Pero había muchos símbolos no solo los cuatro. Todo pasaba rápido, con mucho movimiento, color, fuerza y poder. De repente se cayeron todas las paredes. Los vi a los dos en el pico de una montana, con preciosa casita detrás. Lo que consiguió la energía de las piedras y los símbolos, se habían anclado en la casa fisica y asi se habia creado “un espacio , fuera del espacio”. Su hogar real consiguió conectar con otra dimensión, mágica y etérica. Porque no importa donde iban a vivir, esa preciosa montaña y esa casita llevarian en el corazón siempre. Vi a Manuela como a una chamana. Vestida de estilo indígena, con infinito poder gritó : Yo soy Guardiana de esa casa, estoy creando de la misma manera que puedo destruir. Yo soy la fuerza primigenia de ese sitio.” Juan grito: “Yo soy la Chispa de DIOS. Nadie me puede apagar” Era como un punto culminante de poder y solemnidad. Faron estaba entre los dos ladrando y me parecía que estaba más que contento de verlos tan poderosos, tan fuertes y seguros.
En un momento dado se miraron a los ojos y ….. empezaron a reír. Reír a carcajadas. Juan dijo: “vaya follón hemos montado” y siguieron riéndose de toda la solemnidad que habían creado antes. Y sabéis qué? Esa “risa” era la más poderosa del todo. Porque la alegría , amor y felicidad desmonta todos los entramados oscuros. Sentí que en las piedras junto con todos los símbolos y se grabó su poder. Y sobre todo el poder de la alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *