El silencio

cuarzo rosa, prehnita, fluorita azul

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Ángela sentada en un banco al lado de una calle muy ruidosa. Estaba mirando los coches que pasaban rápidamente. Pero de verdad estaba muy desconectada. La ensordecía el ruido de los coches. Apareció la energía de la Fluorita en forma de un hombre, que se acercó a ella, se sentó enfrente y le puso las manos en sus orejas. Se creó un silencio. Un silencio agradable y acogedor. Ángela cerró los ojos… y lloró. Era como si al conectarse consigo misma se diera cuenta de la tristeza que llevaba dentro. La tristeza salía con las lagrimas. La energía de la Fluorita la abrazaba como una madre, como buen amigo…. De repente se oyó suave susurro del riachuelo. Cuando Ángela se calmó y abrió los ojos estaba en el prado, al pie de una preciosa y verde montaña. Vinieron las energías de Cuarzo Rosa y de Prehnita y la envolvieron en su amorosa energía. La llenaron del amor que parecía que necesitaba tanto. Todos se mantenían en silencio solo era se sentía el amor y la música de la naturaleza. Cuando Ángela se recuperó las piedras le propusieron : “Vamos a caminar?” Y fueron montaña arriba. La sanación seguía porque al acercarse a la montaña Ángela empezó a sentir su solidez , su tranquilidad, su estabilidad. Y eso la reconfortaba muchísimo.
Las piedras parecidas a las en la foto le aportaron mucha paz y cimientos para reconstruirse desde su centro, desde su silencio, desde su preciosa montaña.
Y tú, sabes callarte y escucharte a ti mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *