Elige desde corazón

turquesa, jade


Cuántas de las mamas tienen dudas antes de incorporarse de nuevo al trabajo. Mirad que le contaron las piedras a esa mama y quién a venido a acompañarla.
Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación entre Cristina ( nombre inventado) y las piedras, la vi con cochecito, avanzando con dificultad entre una oleada de gente, muy bien vestida. Todos iban hacia una dirección, hora punta, con sus trajes impecables, con maletines, con caras muy serias. Iban, rápido. Y ella a contra dirección y a demás con cochecito…. Finalmente no pudo más. Intentó girar para buscar un callejón tranquilo pero esa oleada de gente no le dejaba. Salió de ella una leona. Grito: FUERA, FURA y con la ayuda de las piedras logró llegar a una calle más tranquila pero muy estrecha y oscura. Allí se derrumbó, como si hubiera gastado toda su energía en ese intento de escapar del corriente al que ya no pertenecía. De repente al final de esa calle vio una luz lejana. Cogió el cochecito y se fue hacia esa luz. Y al final la esperaba Jesús y los doce apóstoles. Imagen igual, igual que en “La última cena” de Leonardo da Vinci. La invitaron a cenar con ellos. Y cuando ya tranquila cenaba Jesús le dijo: “Disfruta de esa cena como yo. Sabes, no importa que pasará , mañana. Yo por ejemplo, sé que pasará. Sé quien me traicionará pero eso no tiene ninguna importancia. Yo los quiero a todos, tal como son. Y a ti también. Lo único que quiero decirte que no te preocupes por la mañana. Si eliges actuar desde corazón, no te faltará la comida nunca. Pase lo que pasa, si eliges desde corazón, siempre ganas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *