En busca del templo sagrado.

20160415_173809

Era una comunicación para una preciosa mujer y su de lo mismo preciosa gata.
Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación las vi en un bosque muy frondoso. Era mágico, muy verde, lleno de los helechos, y musgos y arboles gigantescos. Milena ( nombre inventado) y su gata Iris estaban como durmiendo acurrucadas entre los gigantescos raíces . Al despertarse y mirar alrededor se dieron cuanta que estaban rodeadas por una manda de lobos. Eran precioso, blancos y plateados. A Iris no les gustaron nada. Resopló y se hizo una bola de pelo, tal como lo hacen gatos asustados. Se acercó a ella una preciosa loba y empezó a lamerla. Era divertido porque era mucho más grande, muy cariñosa y dejó a Iris empapada de su saliva. Iris se tranquilizó y le dijo a Milena: “vale, los acepto porque te quiero”. Y en el plan de la princesa enfadada se alejó de la loba y se acercó a Milena para que la cogiera en brazos. Los lobos empezaron a guiarlas por el bosque. Era increíblemente bonito y verde. Subieron una pequeña colina. Arriba estaba un circulo de piedras, que creaban algo que parecía un templo. Los lobos se situaron como los guardianes alrededor de ese circulo que en medio tenia una piedra que formaba una plataforma. Milena entró entre las piedras junto con Iris y en este momento aparecieron unos seres e luz. Le dijeron: “pon las piedras en el altar. Vamos a potenciar sus energías . Vamos a impregnarlas de la sabiduría de este templo. De la sabiduría que tú también llevas en tu corazón.. Iris si quieres sube tu también al altar. “ Iris con mucho gusto lo hizo. Los seres de luz empezaron a irradias la luz hacia las piedras e Iris que perecía disfrutar mucho. Tenía yo la sensación que ese templo era muy poderoso, mágico de vibración muy elevada. Que necesita las piedras para poder anclar el portal hacia su magia y sabiduría en en plano físico de Milena e Iris. Cuando terminó ese proceso pedí las piedras que irradiaran su poder en su casa para que pudieran disfrutarlo a diario. Para que se impregnara en su vida y cuerpo.
Y vosotros, vais hoy en busca de vuestro templo sagrado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *