Estás dispuesta a negar esa parte de ti misma?

Colgante de crisotila y la hoja de Ginko Biloba

Estás dispuesta a negar esa parte de ti misma? Esa es la pregunta de esa Crisotila. Lee todo su mensaje.

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a D. como a una niña pequeñita en el bosque. Se parecía más a un hada que a una persona. Pensé que a veces a las hadas llaman gente menuda y así estaba D., muy menuda. Saltaba de una flor a otra y hacía equilibrios en las hojas que estaban en la tierra. Hacía sol precioso. Todas las plantas estaban bien iluminaba por los rayos dorados del sol. En un momento dado me pareció sentir que había una parte del bosque, mucho más oscura. Los árboles eran mucho más grandes y frondosos y no dejaban pasar la luz. Allí dominada la penumbra y sombra. Me pareció sentir le energía de Crisotita. D. sin mirarla preguntó: “Porqué piensas que debería ir allí? Estoy muy bien ahora. Tal como estoy. En plena luz. Porqué piensas que debería ir allí donde no tengo ni idea que puedo encontrar?.” La Crisotila le respondió: “Porque esa parte del bosque eres tú también. De la misma manera que lo que te rodea ahora. Mírame! Ves las lineas claras y brillantes? Son bonitas verdad? Pero imagina que desaparecen las partes verde oscuro! Serían de lo mimo bonitas? Sería yo de verdad? Son esas partes oscuras que me definen, que me dan belleza. Has pensado que allí, dentro del bosque frondoso y oscuro te puede esperar un tesoros? Y si allí encuentras tu verdadero poder? Si no te adentras en esa parte del bosque, ella siempre será desconocida para ti. Estás dispuesta a negar esa parte de ti misma? O, ya ha llegado el momento de quererte toda enterita, tal como eres?”. D. miró hacia esa parte frondosa del bosque. Preguntó a Crisotila: “ Y tú sabes que está allí? Me prometes que no me espera nada malo?” Crisotila la abrazó: “Solo tú sabes que está allí guardado. Nadie más. Solo tu puedes descubrir el potencial y los aprendizajes que te esperan allí. Pero yo estaré siempre a tu lado. Te daré la fuerza y valentía. Mis partes verdes te mostrarán el camino y mis lineas plateadas te guiaran de vuelta.” D. cogió de mano la Crisotila y empezó a caminar hacia la parte frondosa del bosque dejando detrás la luz del mediodía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *