Jo…, puedo cambiar la piedra?

piedras que hablan y sanan

Fue lo primero que me escribió una amiga mía al leer la comunicación entre ella y esa Amatista. Desde que nos conocimos hace más o menos 20 años su vida estaba llena de baile. Ahora tiene una escuela de baile pero últimamente se lesiona bastante. Y qué le dijo ese colgante? Aquí lo tienes.

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación la vi, como no, bailando. Pero parecía como si sus zapatos estuvieran llenos de clavos y con cada paso se clavaban en el suelo. Le fue cada vez más difícil bailar. Finalmente los clavos empezaron a clavarse en sus pies. Pero ella intentaba seguir bailando.
Apareció la energía de Amatista y le pidió: “Quítate los zapatos, por favor”. Pero ella respondió: “No puedo, y no quiero. Quién sería yo sin mis zapatos?”. Amatista siguió insistiendo: “Quita los zapatos! Sientes por dentro que hace falta hacerlo. Quítatelos!” Pero ella no quería hacerlo. La energía de Amatista, que veía como a un hombre, puso manos en sus hombros, la miró fijamente y le dijo: “Sácalos ahora porque si no, luego tendrás que cortarte los pies”. Eso la chocó y finalmente se agachó para quitarselos. Mientras tanto Ametista le decía: “Eres una mujer cíclica. No lo olvides! Todo lo que creaste es como si fuera tu hijo. Lo has concebido, lo has gestado, lo has criado. Tu escuela es como tu hijo. Pero ahora no le dejas salir de casa. Y eso no es sano. Toca desprenderse de todo eso. Y tú por dentro lo sabes y sientes. Por eso te lesionas. No te digo que nunca más bailes o que no pongas más tus zapatos de tacón. Te digo que lo hagas “solo de visita”. Toca poner otro calzado. Taca vivir. Estoy aquí para ayudarte poner unas zapatillas de deporte. Siénteme así. Te ayudo a poner otros zapatos para que puedas correr. Y lo puedes hacer! Puedes correr tan bien como bailas. Y lo anhelas. Tu alma quiere otro paso. Y para hacerlo necesitas cambiar los zapatos.”
Le deseo que escuche a su alma. Y lo deseo a todos nosotros aunque a veces es tan difícil cambiar los zapatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *