La secuoya

secuoya

Veo mi camino íntimamente relacionado con vosotros. En las comunicaciones se reflejan mucho las vibraciones a las que me obro yo. Por eso no me sorprendió nada esa comunicación. Y el árbol y los seres que aparecen al final son los que aparecieron en mi vida hace poco y me arropan de la manera muy similar que vi en esa comunicación. Queréis saber de quien hablo? Aquí lo tenéis

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a Trini (nombre inventado) en lo alto de una gran secuoya. Estabas muy arriba pero no le daba miedo la altura. Se sentía muy feliz mirando al horizonte. Me pareció sentir como la piedra la conectaba cada vez más con ese precioso árbol. Cerró los ojos y sintió la conexión profunda con esa majestuosa secuoya que la mecía suavemente y le susurraba una canción. Trini se sentía como si formara parte de ese precioso árbol y al mismo tiempo como si fuera un niño en la cuna. La paz que le trasmitía la secuoya se convirtió en la sensación de dulce felicidad. No necesitaba nada más. Y al mismo tiempo estaba bien conectada con la Tierra. El tronco del árbol era el suyo. Sus raíces eran las suyas. Poco a poco abrió los ojos y tuvo la sensación como si hubiera vuelto a realidad. Vi a Trini sentada en una mesa bastante grande tomando café. Todo normal pero junto a ella estaban los elfos. Sentados, tomando café como si fuera nada, tal como ella. Uno de ellos miró a sus ojos y le dijo: Cuando quieras y te apetezca puedes contar con nosotros. Puedes conectar con nosotros. Estamos aquí esperando, tomando café.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *