Lo mucho que puedes conseguir

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a P. de pie enfrente de un gran árbol. Estaba muy centrada, con cabeza inclinada y los ojos cerrados. Parecía como si rezara. Todo estaba en paz, y tranquilidad. En un momento levantó la cabeza diciendo: “Bueno, ya está”. Y empezó a correr entre los arboles. La Moscovita le dijo: “Esa eres tú. Tienes la capacidad de centrarte y conectarte con todo lo que vive y al mismo tiempo expresar la alegría y felicidad como una niña. Te ayudaré a explorar tu potencial aun más. Todavía no te has dado cuenta lo mucho que puedes conseguir. Lo que te parece fácil para otros no lo es. Pero como te parece fácil no lo aprecias como deberías. Necesitas vivir de la manera natural, tal como te sale del corazón. Cuando no lo haces, te sientan muy mal, verdad? No sabes fingir, ni siquiera pensado que lo hacer por el bien de los otros. Eres una alegre chispa. Necesitar brillar y yo te ayudo a hacerlo.”
P. siguió corriendo alegremente por el bosque. Yo estaba sorprendida porque hasta entonces la Riolita parecía como muda. Me concentré mejor y conecté todavía más profundamente con P. y con Riolita. Me pareció que empezó a correr hacia una pequeña colina. Allí estaba un circulo de piedras. Nada más entrar entre ellas todo cambió. P. se conectó con una energía muy primigenia, muy poderosa. Me pereció sentir que conectaba con la energía femenina, la que crea y destruye al mismo tiempo. Que puede arrasar todo si no sabes usarla o mejor dicho manejarla. Riolita le dijo: “Eso escondes. Te da tanto miedo tu fuerza que no la quieres ver. Te sorprende lo que te digo? Lo que te muestro? Sí y no, al mismo tiempo, verdad? La energía con la que te puedo conectar, si lo deseas, es la energía de femenina por excelencia. Le energía de la creación y destrucción. En la vida la necesitas las dos partes. No puedes crear lo nuevo sin destruir lo antiguo. Eso da miedo. Pero tú puedes hacerlo. Es el momento de entender tu poder. Es la madurez y poder que te va a hacer feliz.”
La energía de las piedras empezó a unificarse para que P. pudiera disfrutar de las dos de manera consciente y equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *