Mírame a los ojos!

Hoy me gustaría compartir con vosotros la comunicación muy especial. No es la primera vez que hago la comunicación donde participan los animales. Pero esta vez se me pidió, a parte de hacer la comunicacion con un cuarzo y un perro, a buscar las respuestas a unas preguntas concretas.
Aquí viene la descripción.

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación, me pareció ver a un perro negro sentado enfrente de una puerta, con cristal que daba al jardín. Me dijo: “Siéntate y escribe”. Pues, me senté al ordenador y seguí con la comunicación. La siguiente imagen fue de ese perro que dio la vuelta y se fue a donde duerme normalmente y cerró los ojos. Me mostró la energía de la casa. Estaba bastante “poblada” para decirlo de alguna manera. Había muchos seres elementales que acompañaban a todos. El perro me dijo que le ayudaban mucho a él y todos que vivían con él. Me pareció que el perro si pudiera estaría encima de su humana todo el tiempo. Estaba feliz pero al mismo tiempo estaba con la mirada nostálgica, como si tuviera conciencia que en algún momento tendría de dejar su familia y eso causaría muchas lagrimas a todos que él no quería causar. Y eso le costaba llevar. Sentí su gran amor especialmente hacia a su dueña. En ese momento sentí la energía del cuarzo. Me pareció que era más para su humana que para el perro. Era como una vasija donde podría guardar todos los recuerdos, todas las emociones y sensaciones que relacionaban con su perro. Y envolverlos en la luz. Era como un archivador.

Le expresé las siguientes preguntas preguntas.
Cuál es la lección principal que nos ayudas a aprender? La respuesta fue dirigida a su dueña.
Mi corazón te buscaba, mis patas recorrieron una gran camino para llegar a ti. Eres tú a la que quiero acompañar. Me has creado un hogar por lo que estoy profundamente agradecido. Me he vestido de negro. De verdad me he vestido en todos los colores. El negro que contiene todo. Quiero llegar en lo más profundo de tu alma y allí sentirte y sentir tu amor y el mío. Eso llamas la lección? Yo no lo sé. Pera mi es muy simple. Solo sentirte en lo más profundo de tu ser y el mío. Te quiero mucho. Os quiero a todos pero he llegado a ti especialmente. Cuando llegue el momento de irme deja que mi cuerpo se vaya. Cuando llegue el momento necesitare tu permiso. Porque estoy unido contigo a nivel almico. Dejarme ir te dolerá pero no olvides nunca que estaré siempre en las profundidades de tu alma. Somos uno.

Con cada uno de los miembros de la familia la lección es diferente?

Sí, por supuesto. Pero es mucho más fácil de lo que pensáis. Yo solo estoy y vosotros cada uno de acuerdo con lo que necesita recibe de mí lo adecuado. Sois vosotros que elegís las lecciones. Y vosotros sois cambiantes. Eso me fascina de los seres humanos. Me encanta observarlos, vuestro caminar en esa tierra. Yo os ofrezco todo mi ser. Yo solo estoy a vuestro lado.

Si te duele la cadera?
No me importa.

Si te duele el dedo?
No me importa.

También le he pedido algo para el futuro y querría saber si lo hará?
Te quiero mucho. Intentaré hacer lo que me pides porque me lo pides tú. Pero ten en cuenta mi libre albedrío, mi libertad. Respétame por encima de los miedos. Te concedo tus deseos que salen desde tu corazón donde reside tu amor, tu alma y allí estoy siempre a tu lado. Observa si lo que me pides no sale dese el lado opuesto, desde el miedo. A veces se disfraza. Mírame a los ojos! Ves esas profundidades de amor donde navegamos juntos? Y siempre lo haremos. Pase lo que pase.

Imagen “Perro Negro” de Shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *