Os deseo que encontréis a su “Eva”

eva

Os quiero contar como conocí a Eva. Como ya sabéis os puedo preparar las combinaciones de elixires de minerales y acompañaros en la aventura de tomarlos pero no los hago yo. Los hace Eva. La conocí un dia soleado. Muy soleado pero no para mí. Era un sábado del verano pasado. Yo estabas en mi tienta. Mi marido y mi hijo se fueron a pasar el fin de semana fuera y yo me quedé para abrir mi tiendecita. Pero bueno, el sábado en pleno verano en una calle que no es céntrica no hay mucho movimiento. Mejor dicho no se mueve ni una mosca. Poco a poco empecé a sentir una nube muy oscura en mi corazón. Pensé: “qué estás haciendo Dorota? No estás con tu hijo, no ganas dinero,…. Todo este sueño de seguir tu camino, de montar algo tuyo, vale la pena? Qué precio estás pagando? Tenia ganas de llorar y sobre todo ganas te tirar la toalla. Y aunque fuera hacia tanta sol yo estaba con mi lluvia gris y fría…Seguro que muchos de vosotros tenéis unos momentos así y me entendéis perfectamente. Y entonces vi al otro lado de la calle a una chica. Pensé: “tiene que entrar , porque si no, me volveré loca”.. Salí corriendo de la tienda y comencé a gesticular para llamar su atención. Y entró en mi tienda. Y de la misma manera entró en mi vida y me trajo mucha luz. Sus elixires y ella me acompañan desde entonces. Por supuesto tengo los días de lluvia pero contando con los amigos como Eva es mucho más fácil abrir el paraguas y esperar el sol. Os deseo desde corazón que encontréis en su camino las personas como ella, que aparecen justo cuando más las necesitamos y traen consigo unos regalos mágicos. Para que nos den animo porque el camino a veces tiene muchas piedras. Un fuerte abrazo a todos. Hoy tengo un día soleado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *