Pendientes con labradorita, peridoto y piedra luna

Peridoto / Olivina
Es una piedra protectora para el aura. Libera y neutraliza las toxinas a todos los niveles, purifica los cuerpos físico, sutil, y la mente. Disuelve las cargas, la culpabilidad y las obsesiones. Ayuda a entender su destino y su propósito espiritual. Alivia los celos, el resentimiento, el despecho, la cólera, y reduce el estrés. Potencia la confianza y la asertividad sin agresión. Ayuda introducir los cambios necesarios. Disipa el letargo. Ayuda admitir sus propios errores y seguir adelante.

Piedra luna
es un mineral de “los nuevos comienzos”. Está fuertemente conectada con la Luna y activa la intuición y la empatía. Mineral reflexivo que nos recuerda que todo forma parte de un ciclo de cambios. Su efecto más poderoso es calmar las emociones y disolver los patrones antiguos para que puedan ser resueltos. Hace consciente el inconsciente. Está llena de energía receptiva. Equilibra las energías masculina y femenina. Abre la mente a la sincronicidad y mejora la inteligencia emocional. Muy poderosa para el ciclo menstrual, aliviando las dolencias relacionadas. Vinculada a la glándula pineal, equilibra el sistema hormonal.
Labradorita
Es altamente mística y protectora, portadora de luz. Eleva la conciencia y conecta con las energías universales. Desvía las fuerzas no deseadas del aura e impide los goteos energéticos. Es una piedra de sabiduría esotérica que facilita la iniciación a los misterios. Alinea los cuerpos físico y etérico. Estimula la intuición y los dones psíquicos. Disipa los miedos y las inseguridades. Fortalece la fe en el yo y la confianza en el universo. Es una piedra de transformación, prepara el cuerpo y el alma para el proceso de ascensión. Calma la mente hiperactiva y energetiza la imaginación.

Cierre de plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *