Pendientes de lapislázuli y aventurina verde

lapislazuli, aventurina verde

Lapislázuli
Estimula la iluminación. Libera rápidamente el estrés, trayendo una paz profunda. Es una piedra protectora que contacta con los espíritus guardianes. Reconoce el ataque psíquico, lo bloquea y devuelve la energía a su fuente. Armoniza los niveles físico, emocional, mental y espiritual. Fomenta la autoconciencia y permite la autoexpresión. Ayuda a afrontar la verdad. Ayuda a expresas las opiniones y armonizar el conflicto. Enseña el valor de la escucha activa. Disuelve la tendencia al martirio, la crueldad y el sufrimiento.
Aventurina verde
Reconforta, cura y protege el corazón. Es un armonizador general. Vuelve a poner las cosas bajo control. Resulta útil en enfermedades malignas. Disuelve las emociones y pensamientos negativos. Aporta bienestar y calma emocional.
Cierre de plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *