Piedras de buena suerte con mano de Fátima

P1010874

Rubí
Simboliza la fuerza, el coraje, la audacia y la temeridad. Es más duro que el acero. Cuando cambia ligeramente de color, significa que su propietario está amenazado de algún mal que le puede traer infortunio o infelicidad. Antiguamente se usaba como remedio contra la peste. Desde antes de la Edad Media se la atribuía el don de atraer amor verdadero.
Granate
Predispone a la fidelidad en el amor y favorece las uniones duraderas. Se utilizaba contra la impotencia y la frigidez. Aporta fuerza y optimismo. En la Edad Media se usaba para realizar talismanes de protección. Es una de la piedras sagradas de Oriente.
Cuarzo rosa
La piedra del amor, la amistad y la armonía. Cuenta una antigua leyenda oriental, que el Sol, cuando se despertó una mañana y abrió sus dorados ojos, quedó prendado ante la esplendorosa belleza de una princesa azul que recién había nacido y, que con sus amorosos rayos forjo para ella un tesoro de amor para que creciera siempre en armonía y así recordara eternamente que allá arriba en el firmamento, tendría ya para siempre a su protector amigo, y a continuación creo el cuarzo rosa como emblema de esta alianza. La princesa se llamaba Gaia.
Lapislázuli
Fue usada, por mucho tiempo, como una gema de buena suerte para las personas nacidas en diciembre. Su virtud más importante es que da a su dueño el poder de transmitir amor a otra persona. Por ello, representa ternura, simpatía y amor. Agudiza la capacidad de visualizar y la clarividencia.
Jade
Es el símbolo de la rectitud y la inmortalidad. En la India sólo era permitido que la usaran los hombres de integridad y de carácter moral. En el Japón es considerado como sagrado. En China existe creencia que el jade es el esperma deshidratado de los mágicos y protectores dragones. El dragón es el símbolo de la sabiduría, la protección y la nobleza de corazón. Para los Mayas poseía un origen extraordinario: le atribuían la esencia del origen de la vida en La Tierra, esencia que una vez había dado paso a la formación de todas las cosas, y que después de la creación del mundo se solidificó en forma de este peculiar mineral verdoso.
Turquesa
Da fortuna y felicidad a su poseedor y protege contra el mal de ojo y de los peligros en los viajes. Es una piedra sagrada para los tibetanos y para los indios norteamericanos navajos y hopi; ambas culturas utilizaban la turquesa para hacer sus amuletos y fetiches protectores. Atrae buena fortuna y prosperidad económica.
Coral
Da una gran protección mágica al alejar los infortunios y enfermedades y brinda a quien lo porta seguridad, confianza. La tradición dice que el coral se vuelve pálido cuando muere un ser querido. Se le asocia con la vitalidad, la alegría y la abundancia. Se ha utilizado por diferentes culturas como protector de energías negativas y como amuleto para mal de ojo.
Mano de Fátima
La Mano de Fátima protege de todo mal deteniendo con la palma de la mano todas las influencias negativas que puedan surgir, protege de las enfermedades y atrae la buena suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *