Pulsera de turquesa, lapislázuli y hematite

Turquesa
Es sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y solaz al espíritu. Es una piedra protectora. Fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual.  Disipa las energías negativas y limpia bruma electromagnética, proporcionando protección contra los polucionantes del medio ambiente. Es una piedra empática y equilibradora. Promueve la autorealización. Ayuda a resolver problemas creativamente. Calma los nervios cuando uno tiene que hablar en publico. Disuelve la actitud de mártir o el autosabotaje. Aporta calma interna. Es una piedra excelente para tratar estos de agotamiento, depresión o ataques de pánico.

Lapislázuli
Estimula la iluminación. Libera rápidamente el estrés, trayendo una paz profunda. Es una piedra protectora que contacta con los espíritus guardianes. Reconoce el ataque psíquico, lo bloquea y devuelve la energía a su fuente. Armoniza los niveles físico, emocional, mental y espiritual. Fomenta la autoconciencia y permite la autoexpresión. Ayuda a afrontar la verdad. Ayuda a expresas las opiniones y armonizar el conflicto. Enseña el valor de la escucha activa. Disuelve la tendencia al martirio, la crueldad y el sufrimiento.

Hematites
Armoniza mente, cuerpo y espíritu. Disuelve la negatividad e impide que las energías negativas entren en el alma. Da apoyo a las mujeres tímidas, Potencia la voluntad y la fiabilidad, e imparte confianza. Trata el abuso de la comida, la adicción al tabaco y cualquier tipo de indulgencia. Potencia la memoria y los pensamientos originales. Es una piedra útil para estudiar matemáticas y temas técnicos. Restaura, fortalece y regula el flujo sanguíneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *