Siempre llegas a tiempo para encontrar a Dios

13310425_1151324831564840_479434381484931702_n


Me hizo pensar mucho esa comunicación. Cuantas veces por prisas dejamos a parte los regalos y mensajes que nos da la vida. Como ese oso precioso… A ver que pensáis vosotros.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Alba subiendo una montaña. Iba bastante de prisa pasando por el bosquecito. De repente se oyó un rugido que salía desde dentro de los árboles. Apareció un oso pardo, grande con un gruñido amenazador. Ella le miró, como si fuera nada y solo comentó:” A, pues, has sido tú que me molestabas todo el tiempo.” El oso dejó de fingir que era una bestia feroz, se sentó y le dijo:” Sí, pero lo hice solo para llamar tu atención. Es que pasas de mí. Ven conmigo quiero mostrarte algo.” Pero Alba se negó. Le dijo que no tenía tiempo porque tenía que subir la montaña. Lo dejó triste y volvió a andar. Subió a la cumbre que estaba muy vacía, no había ningunas plantas, solo las rocas, hacía viento. Allí arriba la esperaba, ni más ni menos que Dios. Le dijo : “Te estaba esperando” y ella respondió: “Sí, lo sé, llego tarde”. Dios, la miró y continuó:” Por que lo dices? Has llegado exactamente cuando deberías llagar. Todo está perfecto”. Ella le miró con la cara “vaya simplezas me está contando” y dijo: Bueno, tan, tan perfecto no lo es. Mira a mí”. Y él le respondió : Te miro y te veo siempre. Y tú, te miras a ti y te ves? Mira tu corazón!”. Alba bajó la cabeza y en lugar de su corazón vio Universo entero, con preciosas galaxias, con luminosas estrellas, con los remolinos de creación…. Se sorprendió mucho. Dios le dijo:” Dentro de ti está todo el universo, dentro de ti hay todas las respuestas, dentro de ti hay todo el amor… Mírate, dentro de ti estoy Yo.”
Gloria bajaba la montaña muy despacio, ya no tenía prisa, cuando se adentró en el bosque , le esperaba su oso. Se fue corriendo hacia él y le abrazó. Entonces apareció las energía de las piedras que la envolvió entera. Alba se fundió en la sensación de paz, amor y tranquilidad que le trasmitían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *