Soy tu enfermedad, mírame!

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a S. sentada trabajando en una oficina. Alguien o algo empezó a estirar su pelo. Primero poco a poco. Ella reaccionó como si fuera una mosca y sin mirar que era siguió trabajando. Vi a un tipo de duendecito feo que estaba a su lado y seguía estirándola cada vez más fuerte. Ella lo ignoraba todo el tiempo. Me pareció que el duendecito feo empezó a enfadarse porque creció un poco y se hizo todavía más feo. La estiró de verdad fuerte y le dijo: “ Soy tu enfermedad, mírame”. Ella lo oyó pero lo que había dicho el duendecitoo la hizo cerrarse todavía más, y aunque le dolía seguí trabajando como si no pasara nada, aguantando estos estiramientos casi llorando. En ese momento el duendecito no aguantó más. Dio una patada muy fuerte a la silla de S. Ella cayó al suelo. El duendecito se convirtió en un monstruo muy grande que empezó a gritar. S. en cambio se hizo muy pequeña, toda la oficina desapareció en un negro torbellino. En ese momento apareció la energía de la Rodonita. Como un mediador, calmó primero al duendecito, que volvió a ser pequeño, y llevó todos fuera. Los tres encontraron un prado tranquilo y verde donde se sentaron como en una terapia de pareja donde la Rodonita era el terapeuta. Le preguntó al duendecito si era posible que se fuera. Él dijo que no, que formaba parte de S. y no podía y no quería irse. Le preguntó si era posible que S. le controlara y el respondió que sí, solo tenia que verle. Rodonita le miró a los ojos a S. y le dijo:” Te ayudo a vivir con él. Lo puedes integrar como parte tuya, verle, aceptar y así no se hará más grande. Te ayudo en ese proceso. Pero tienes que aceptar que él es tú y que tú eres él.” La primera sensación de S. fue que no lo iba a aceptar nunca, que lucharía. Pero se dio cuenta que luchar no es lo mismo que no aceptar, de no ver a ese duendecito que ahora no parecía tan asqueroso. Dentro de ella empezó a crecer un llanto. Las lagrimas poco a poco empezaron a salir y se dio permiso a si misma a llorar a rendirse porque a través de la rendición podría de verdad aceptar que le pasaba y al mismo tiempo enfocar su energía en la vida y la alegría.
En ese momento sentí la energía de Fluorita que llenaba a S. Ella misma se convirtió en esa preciosa piedra, en esa energía de agua, de fluir, de aceptar y adaptase. Era muy intensa la influencia de la Fluorita. Le dijo a S. : “Siempre cuando me necesites, solo al sujetarme, te llenaré de esa paz infinita que sale dese la aceptación de los ciclos. No puedes retener el alguna que fluye. No puedes retener el tiempo. Acéptalo conmigo.”

Colgante de Fluorita

fluorita

La Fluorita es altamente protectora, especialmente a nivel psíquico. Expulsa las energías negativas y tensiones de todo tipo. Es el mejor mineral para superar cualquier nivel de desorganización. Limpia y estabiliza el aura y el cuerpo. Aterriza e integra las energías, promueve la imparcialidad y potencia la intuición. Ayuda a absorber nueva información y la coordinación física y mental. Muy eficaz contra las radiaciones de ordenadores y electromagnéticas.

Pendientes de Sugilita, Lava volcánica, Fluorita

pendientes de sugilita, lava volcanica y fluorita

Sugilita
Es una de las principales piedras del amor. Protege el alma amorosamente de conmociones, traumas y decepciones, y alivia las tensiones espirituales. Puede ayudarte a llevar luz y amor a las situaciones más oscuras. Fomenta el perdón y una comunicación amorosa. Infunde la capacidad de afrontar asuntos desagradables. Alivia el dolor, la pena y el miedo, y promueve el perdón de uno mismo. Puede aliviar la desesperación. Retira la energía negativa y presta apoyo amoroso, canalizando energía curativa al cuerpo, a la mente y al espíritu. Potencia los pensamientos positivos y reorganiza los patrones cerebrales que subyacen en las dificultades de aprendizaje, como la disléxica.
Lava volcánica
La lava volcánica transmite al organismo energía y calor, con esto se relaja el cuerpo, se elimina la tensión, fluye la energía, y se ilumina.
Fluorita
La Fluorita es altamente protectora, especialmente a nivel psíquico. Limpia y estabiliza el aura y el cuerpo. Muy eficaz contra las radiaciones de ordenadores y electromagnéticas. Expulsa las energías negativas y tensiones de todo tipo. Es el mejor mineral para superar cualquier nivel de desorganización. Aterriza e integra las energías, promueve la imparcialidad y potencia la intuición. Ayuda a absorber nueva información ya la coordinación física y menta.
Precio 13 euros
Envio 3 euros

P1010755

Jade verde
Es muy apreciado en Oriente, simboliza la sabiduría conseguida en tranquilidad. Es una piedra que protege a quien la lleva de sufrir daño y le aporta armonía. Jade verde calma el sistema nervioso y canaliza la pasión en sentidos constructivos. Puede usarse para armonizar las relaciones disfuncionales.
Ágata musgo
Refresca el alma y permite ver la belleza en todo lo que contemplas. Es una piedra muy optimista y una piedra de riqueza que atrae abundancia. Ayuda a reducir la sensibilidad al tiempo atmosférico. Ayuda a los intelectuales a acceder a sus intuiciones y también ayuda a la gante intuitiva a canalizar su energía de manera practica. Mejora la autoestima. Promueve la autoexpresión y la comunicación.
Libera el miedo y la tensión. Equilibra las emociones, reduciendo la tensión y el miedo. Ayuda a cualquiera que sufra depresión por las circunstancias de la vida o por desequilibrios cerebrales.
Fluorita
La Fluorita es altamente protectora, especialmente a nivel psíquico. Limpia y estabiliza el aura y el cuerpo. Muy eficaz contra las radiaciones de ordenadores y electromagnéticas. Expulsa las energías negativas y tensiones de todo tipo. Es el mejor mineral para superar cualquier nivel de desorganización. Aterriza e integra las energías, promueve la imparcialidad y potencia la intuición. Ayuda a absorber nueva información ya la coordinación física y menta.
Cierre de plata

Pendientes de cuarzo ahumado y fluorita

P1010648

Cuarzo ahumado
Esta piedra protectora tiene un fuerte vinculo con la tierra y con los chacras básicos, fomentando la precaución por el medio ambiente y las soluciones ecológicas. Es un soberbio antídoto del estrés. Promueve el pensamiento positivo y pragmático. Ayuda a soportar los momentos difíciles con ecuanimidad y fortalece la resolución. Bloquea la tensión geopática, absorbe la bruma electromagnética y ayuda en la eliminación y desintoxicación a todos los niveles. Aporta una vibración positiva que llena el espacio. Enseña a dejar atrás cualquier cosa que ya no te sirva. Cuando entra en contacto con las emociones negativas, las disuelve suavemente.
Fluorita
La Fluorita es altamente protectora, especialmente a nivel psíquico. Limpia y estabiliza el aura y el cuerpo. Muy eficaz contra las radiaciones de ordenadores y electromagnéticas. Expulsa las energías negativas y tensiones de todo tipo. Es el mejor mineral para superar cualquier nivel de desorganización. Aterriza e integra las energías, promueve la imparcialidad y potencia la intuición. Ayuda a absorber nueva información ya la coordinación física y menta.
Cierre de plata