Un encuentro con alma vieja

2016-01-29 17.18.44

No soy especialista del tema de almas viejas. Me parece que es como hablar de las personas a las que les gusta viajar y a las que prefieren estar en casa. Los que viajan seguro que tienen unas experiencias maravillosas y aprenden mucho pero los que se quedan también. Y unos necesitan a otros y se nutren unos de otros. Pues a parte de eso que cada uno entiende y siente al oír de almas viejas estoy segura que he encontrado a una durante una de las comunicaciones. Era una comunicación con un angelito de Angelita y Sugilita parecido al que veis en la foto y una clienta, que le vamos a llamar Susana. Pues, después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación me pareció ver un bosque. Estaba yo buscando a Susana. En las comunicaciones muchas veces aparece el bosque. Las personas están atravesándolo, a veces aparece algún animal que representa su energía o la del animal que viene a ayudarles. Pero esa vez no podía encontrar a Susana. De repente me di cuenta que la veía como a una piedra , muy vieja, llena de musgo y líquenes. Era precioso, de forma muy armoniosa formaba parte de la vida del bosque. Y pensé: Claro es un alma vieja…. Pedí a las piedras que conectaran a Susana con su sabiduría de las vidas, de forma que la pudiera sostener e integrar. Me pareció ver ángeles, que suele pasar cuando trabajo con Angelita, por alguna razón le dieron este nombre , que rodearon la piedra y crearon precioso circulo de energía muy elevada, muy amorosa y brillante. Al mismo tiempo percibía pulsaciones de la luz violeta de Sugilita. Todo eso rodeado por un bosque precioso creaba un ambiente mágico, lleno de paz y la vida.
Para terminar pedí a la Angelita y los ángeles, que se comunicaban a través de ella, como a Sugilita que encontraran la manera para que Susana pudiera ver, oír, sentir, saber y entender sus mensajes, su sabiduría y apoyo. Después la pedí a ella que abrieras los ojos ,su oído ,su cuerpo y mente para poder ver, escuchar, sentir y saber lo que las piedras le enseñaban. Era todo muy bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *