Un guerrero

piedras de hablan y sanan

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a Juan como a un hombre , sentado al lado de una hoguera, en un plano entre los arboles. Tenía aspecto medio brujo, medio caballero o guerrero. Sentía yo que sabía usar espada perfectamente y luchar con varitas armas. También conocía bastante la magia. Un hombre fuerte. Al mismo tiempo era un hombre que había visto demasiado dolor y por eso estaba desconfiado. Atento a cualquier ruido, preparado a la lucha y a defenderse y defender a otros. Pregunté que necesitaba y me pareció que me respondió que nada. Que estaba muy bien que consiguió recoger todas las herramientas para estar seguro y fuerte. Me pareció que lo que me mostraba era fusión de todas sus vidas y que en muchas de ellas vio sufrir a la gente, vio guerras, vio fuego que quemaba a sus seres queridos. Pues ahora estaba muy bien fuerte y preparado. Solo que dentro de él siempre estaba alerta, cuidando bien su niño interior para que no le pasara nada.
Pedí a las piedras que le aportaran todo lo que necesitaba. Las dos juntas empezaron a borrar recuerdos de dolor que distorsionaban su visión. Capa por capa, recuerdo por recuerdo borraban y se adentraban en busca de su verdadera esencia. En algún momento Juan empezó a brillar. Me pareció ver los seres muy luminosos , blancos que rodearon la hoguera y se sentaron a su lado. Y él poco a poco cambiaba ese aspecto de un guerrero pareciéndose cada vez más a ellos.
La vibración de esos seres se plasmó en el colgante que empezó o pulsar emitiendo el llamado. El llamado hacia su alma. El llamado que le invitaba a encontrar su verdadero camino. Me parece que las piedras le piden una cosa: Borrón y cuenta nueva. Aprendió mucho en todas sus vidas pero ahora todo cambia. Toca empezar de nuevo. Y Juan es uno de los mensajeros. Es un ser de luz blanca. Un guerrero de la luz no de armas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *