Yo

Dorota Grzegorzewska

Infinitas gracias Iris Parra Jounou por dedicarme y regalar ese precioso poema. Gracias, gracias, gracias
“Dorota, esa bella flor que se mece entre las dulces llanuras de la pampa. Voz que se mueve en los ojos del mundo. Hielo y nieve cubren su rostro en los veranos de sus recuerdos. Con tu visión llegas a la sensibilidad última de la persona, ese secreto enterrado en tierra fértil. Las palabras danzan, casi sin poder abarcar todo tu significado. Pequeño ser de rayos de luz. El mar en calma de un hogar bajo las estrellas. Naciste con la sensibilidad de sentir el latir de las piedras y sus canciones hechas color bajo nombres de almas que acuden a ti. Camino hacia el más allá, mensajera.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *