La Rueda de la Vida

dav

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación me pareció ver a Mar sentada, desayunado en una casa muy bonita. Me parecía que era la casa de la montaña o del campo, con muy bonita energía. Mar estaba tranquila, la rodeaban las sonrisas. Pero estaba sola. Las sonrisas que oía eran más bien los recuerdos de buenos momentos que ya habían pasado. Mar me repetía que estaba bien pero percibía una tristeza dentro de ella. Como si una vocecita susurrara: “Me han pasado cosas muy bonita, tengo que estar agradecida por todo lo bueno que me ha pasado. Pero al mismo tiempo no quiero que sea mi pasado. Quiero que sea mi presente y no lo es.”
Se activó la energía de Ágata Musgo. Su forma de donut empezó a crecer y a crecer, hasta crear un disco tan grande como Mar. Ella se levantó. Estaba de pie y el disco la rodeaba. Comenzó a dar vueltas. Ágata Musgo le dijo a Mar: “Te enseño la sabiduría de la rueda de la vida. Nada es perenne, todo está en el incesante movimiento. Naces, creces, maduras, tienes frutos y mueres. Y eso no es final sino el inicio de nuevo ciclo. Tienes que entender que estás en el inicio de nuevo ciclo. No lo veas como un fin!!!!” El movimiento de Ágata era refrescante, agradable y calmaba mucho a Mar. Estaba todavía recibiendo la energía de Ágata cuando empezó el trabajo de Cuarzo Rosa. Su energía se colocó primero en su garganta pero luego abarcó también la articulación de la mandíbula. Allí su objetivo se centró en despejar todo lo que obstaculizaba la entrada de los Códigos de Luz del Sistema Zafiro ( sistema canalizado por Kai, Quantumholoforms.com) que entran a través de esa articulación. Son el Silencio para encontrar paz interior, Orden para disolver lo que hemos credo desde el miedo y el Valor para diluir las heridas de desilusión.
Luego la energía de Amatista abrazó a Mar. Y ella rompió a llorar. La energía de Amatista le enseñó la importancia a permitirse a si mismo ser vulnerable. No fingir nada porque reprimir emociones tarde o temprano pasa factura y el coste suele ser elevado. Pues Amatista sostuvo lo que Mar ya sentía solo que no se daba permiso a reconocerlo. La tristeza, miedo a la soledad y al vacío. Amatista la sostenía y permitía que se sintiera amada, acogida, entendida. Las lágrimas finalmente cesaron y Mar se sintió liberada.
En ese momento me pareció ver su esencia que recogía y abrazaba a ella y a las piedras y todos los mensajes y sanación hecha. Me pareció que era su guía pero luego pensé que también era ella misma. Muchas veces nuestros guías somos nosotros mismos sino en otro plano. Era una esencia entre ángel y el dragón blanco. Tenía enormes alas blancas y esas dos facetas.
Pienso que ese colgante le trae a Mar la paz y el camino hacia la fuerza interior y amor propio a través de la aceptación de sus sentimientos y su propia luz.

Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme. También te puedo mandar mas información sobre las sesiones de Códigos de Luz canalizados por Kai (Quantumholoforms.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.