La voz

Imagen

Después de pedir permiso para abrir un canal de comunicación me pareció ver a L. y a una niña. Estaban sentadas una enfrente de la otra. Las veía desde arriba. Detrás de L. percibí a muchas mujeres que creaban su linaje. Detrás de la niña estaban en fila Unicornios y Pegasos. Se activó la energía de Rodonita. Susurró a L.: “ Tu niña necesita el sonido. Necesita tu voz sincera y clara. Es lo que la va a anclar en esta Tierra.” Vi a L. tumbada. La energía de Rodonita estimulaba su chakra garganta para que se liberara de todo lo que ocultaba su voz. El impulso salía de L., era su necesidad de expresar su inocencia, su verdad. Luego lo recogía Rodonita formando una espiral rosada. Elevaba su voz y luego envolvía su barriguita como si fuera la manta de color rosa caliente y agradable. Rodonita continuó: “Tu bebe necesita tu voz. Da igual qué palabras le dirás. De verdad no necesita palabras concretas. Necesita tu sonido.Así percibirá tu vibración y se sentirá acogida. Además eso te hará responsable de expresar tu verdad. ¡No mientas nunca más!” La Imagen cambió. Me parecía ver a L. de edad doce quizás trece años. Estaba en su habitación. La energía de Cuarzo Ahumado tocó a la puerta. Entró y se sentó en la cama a su lado. L. estaba desconcertada. Parecía que la energía del Cuarzo Ahumado llevaba consigo la energía de la familia o de algún familiar en concreto. Aunque veía a L. como a una niña me parecía que percibía su energía de ahora que se sentía abandonada o mejor dicho decepcionada por cómo había actuado su familia. Una voz dijo muy suave: “No sabíamos hacerlo mejor.” Vi a L. adulta con la esfera de Cuarzo Ahumado en sus manos. Tenía ganas de llorar. Dijo:“Lo único que siento es vacío.” Miró a la esfera del Cuarzo Ahumado y entonces sintió en su interior la energía de la MadreTierra. Le envolvió ese mensaje: “Soy Gaia. Soy tu madre. Soy tu familia. Soy tú. No existe un agujero que no pudiera rellenar el amor que siento por ti. Necesitas sentirme. Necesitas sentir la vida en lugar del vacío porque ahora tú eres la madre. Si actúas desde tu vacío te desequilibrarás y usarás a tu niño para llenar tus carencias. Pero si entiendes que el vacío no existe porque yo, estoy contigo siempre, serás una madre abundante de amor, alegría y felicidad. Siénteme a través de ese mineral. Y ve la luz en la oscuridad.” Me pareció que a L. le fallaron las piernas pero sujetó el bastón de Cuarzo Transparente. Se levantó sintiendo su energía. Le cogió con fuerza. Le traspasó un rayo blanco y se le abrieron las alas. Sentí otra vez la voz de Gaia: “Tu expansión consiste en anclarte en la Tierra y abrir tus alas al mismo tiempo. Ya es la hora. Todo irá bien.”

Armageddon

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a T. en un tubo traslúcido muy estrecho. Fuera rugía un tornado. Llovía a cantaros. Las nubes estaban muy negras y parecían tocar la Tierra. Como en las películas, los coches y árboles estaban volando a causa del viento muy, muy fuerte. T. estaba de pie porque en el tubo no había casi espacio libre. Se oyó la voz de Jaspe Rojo que se presentó como un hombre joven con la cara burlona. Dijo con la sonrisita: “ No es para tanto, no crees?” T. le miró sorprendida. Parecía que la rodeaba Armageddon y él le decía “no es para tanto”?. Miró otra vez a su alrededor. Destrucción total. Jaspe Rojo subió las cejas y se acercó a ella preguntando: “Pero… de verdad crees que te rodea un huracán? Aquí? ¿Ahora? De verdad crees que es real?” T. empezó a dudar. Quizás Jaspe Rojo tuviera razón? Todo parecía un poco demasiado dramático. El mineral siguió: “ Y si solo te da miedo salir de aquí? ¡Sé sincera contigo misma, por favor! Aquí te sientes muy agobiada. La opresión es casi palpable. Piensa por qué no sales?” T. después de un largo silencio dijo con una voz muy baja: “Porque tengo miedo.” “De qué tienes miedo” insistió Jaspe “De estar sola” respondió Teresa con la voz casi inaudible. Jaspe Rojo la abrazó. Su actitud cambió. Era muy suave y cariñoso. Finalmente mirándole a los ojos dijo: “ Y no te das cuenta de que aquí, ya estás sola.” T. miró alrededor, sabía de Jaspe Rojo tenía razón. Asintió diciendo: “Cómo puedo abrir ese tubo? No veo ninguna puerta ni agujero.” La piedra susurró a su oído: “Con la fuerza de tu voz.” T. cerró los ojos. Sintió la energía de Jaspe Rojo en su garganta. Sintió como la llenaba de fuerza para que expresara lo que sentía de verdad. Abrió los ojos. El tubo ya no existía. La rodeaba un precioso prado lleno de flores y zumbido suave de los insectos. Nada del viento huracanado. T. tenía ganas de llorar dijo: “He perdido tanto tiempo.” El Jaspe Rojo movió la cabeza expresando que no estaba de acuerdo con ella y dijo: “No has podido llegar aquí antes! Todo tiene su momento y ritmo perfecto!!” Su energía se colocó en el bajo vientre de Teresa llenándola con la energía de pasión por la vida. Ella miró al Jaspe preguntando: “Pues, finalmente no hace falta que vaya a ninguna parte? Todo está tan bonito aquí.” Se sentó en la Tierra. La energía de Sodalita recorrió el mismo camino que la del Jaspe. Primero se colocó en la garganta diciendo: “A la fuerza del Jaspe Rojo yo añado la suavidad porque hace falta expresar siempre nuestra verdad pero es imprescindible hacerlo con mucho amor”. Luego se puso también en su bajo vientre y añadió: “ Te das cuenta de que el rojo y el azul juntos crean el violeta? El color alquímico, el color de sanación y transmutación. Vive de acuerdo de tu color, con la fuerza del rojo y templanza del azul creando nuevo color.” T. se tumbó en la tierra. Estaba feliz y tranquila. Sabía que estaba donde tenía que estar. Solo le hacía falta encontrar la fuerza de su voz para expresar su verdad y la alquimia de su cuerpo para sentirse parte de un todo.

Ser como un árbol

Imagen

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación sentí gran espacio vacío, como un cráter oscuro dentro de S. Pero esa sensación duró muy poco porque inmediatamente apareció la energía de Sauce Llorón. Abrazó todo el ser de S con sus preciosas y delicadas ramitas. La acunó como hace la madre con un niño y llenó el espacio del gran agujero. Susurró a S.: “No puedes tapar ese agujero. Es imposible. Tienes que llenarlo con la vida. Reconocerlo y aceptarlo. Sé que no es fácil. Por eso te ayudo. Mi energía te acompañará en el viaje a tus profundidades. Porque forman parte de ti de manera como mis raíces forman parte de mí. Te daré mi mano y guiaré para que no te pierdas entre las emociones. Los humanos a veces pierden la perspectiva cuando las emociones los inundan. Pero hace falta vivirlas para poder integrarlas. Y en la integración se basa la sanación.” La amorosa y compasiva energía del Sauce Llorón se unió con la energía del Ámbar que también transmitió su mensaje: “Soy las lágrimas de un árbol. Eso me convierte en el maestro de la sanación emocional. Soy las lágrimas derramadas sin vergüenza, sin pena. Soy las lágrimas que aceptan las heridas y las llenan de luz. ¡No escondas tu dolor porque durará más! Mírame y siéntate como un árbol que sabe sanarse a si mismo. Con un simple hecho de aceptar que a veces la vida duele.”
Sentí la energía de Amatista que se colocó en el brazo izquierdo y la de Cuarzo Citrino que se puso en el derecho. Mi sensación fue que Amatista proyectaba la energía de transmutación hacia el pasado y Cuarzo Citrino daba el impulso de seguir adelante y afrontar los retos del futuro. Las dos piedras crearon un tipo del símbolo del infinito cuyo centro estaba en el corazón de S. Su energía fluía hacia varias líneas del tiempo pero poco a poco se centraba cada vez más en su cuerpo. Las dos piedras juntas dijeron al unísono: “No existe ninguna separación dentro de ti. Es una ilusión. Un resultado de la desconexión contigo misma. Abraza esa sensación porque fue necesaria en su momento para que pudieras sostener la realidad en la que te habías encontrado. Pero ahora ya no la necesitas. El pasado ya no volverá y el futuro todavía no está. Existes solo el momento presente en el que habita tu cuerpo. Imagina que eres un árbol. Nuestra energía corre como savia por tu tronco y tus ramas. Eres fuerte, eres estable. Tus raíces te sostienen. Tus ramas se expanden. Solo vuelve a ti. Dentro de ti, ahora mismo, palpita la vida que te llena entera.”

Si deseas conocer el mensaje de algún mineral y recibir su sanación, escríbeme!

Fiesta de disfraces

Imagen

Esta comunicación hice para una niña. Como siempre las piedras sabían adaptar el mensaje, incluso para los más pequeños.
Una estrellita volaba con gran velocidad entre las estrellas. Iba muy deprisa porque la esperaba una gran fiesta. La había invitado la Gran Madre Gaia. Pasaba entre las galaxias, nebulosas, agujeros negros, planetas. Aterrizó en la Tierra casi sin aliento. Al tocar el suelo se convirtió en una niña. Miró su vestido contenta. Pero al levantar la vista, de repente se percató que no conocía a nadie. Y se asustó. Todo le parecía demasiado grande, demasiado ruidoso. Le pareció que era la única que no conocía a nadie a causa de llegar tarde. Se sintió muy pequeña. Aterrorizada se escondió debajo de una mesa. Sentí que se había activado el Ojo de Tigre. Su energía actuó como un faro e hizo posible que la encontrara una gran y robusta mujer. En la mano tenía un plato con un trozo de torta de chocolate, con nata y frambuesas. Miró a los ojos de la niña y pidió: „Sal de allí! A mí, sí que me conoces!” La estrellita convertida en niña reconoció a la Gran Madre Gaia y recordó para que hubiera venido. Para pasárselo bien! La Gaia se sentó junto con ella. Le dio la torta y mientras la niña comía le dijo: “ Mira a tu alrededor! Es una fiesta de disfraces. Todos los que ves han venido a divertirse. Pero recuerda, ¡es la fiesta de disfraces! Por eso a veces llevan ropa de un fantasma o un monstruo. A veces son preciosas princesas, otra vez los valientes cowboys, indios intrépidos u ogros feroces. Pero todos, tal como tú. Son las chispas de luz que viajan por el universo. Y ahora han venido a mi fiesta.” La niña poco a poco se tranquilizó. Con la boca llena de sabrosísimo pastel estaba sorprendida que se había asustado tanto. La energía de Ojo de Tigre la acogía dándole seguridad que estaba bien acompañada.
La niña estrellita sintió la energía de Rodonita que le susurró al oído: “Puede pasar que algunos disfraces sean tan buenos que no podrás ver la verdadera luz de los seres que te rodean. Si pasa eso tócame! Yo te daré la capacidad de ver a través de las apariencias. Te daré la posibilidad de ver con amor. Porque es el amor que hace posible ver la verdadera naturaleza de los seres. Por más que se disfracen, si los observas a través de la lente de amor verás su luz.”
Se acercó a ella un pequeño poni. Pero cuando la niña lo miró a través de la Rodonita se dio cuenta de que era un pegacornio, es decir un unicornio con alas. Desprendía la luz arcoiris a su alrededor. Hizo una mueca a la niña diciendo: “Siempre cuando quieras estaré a tu lado.”
La energía de Rodonita rodeó a la niña entrelazándola con toda la creación. Con el maravilloso mundo creado por la Gaia solo para pasárselo bien.

Colores

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a N. meditando, con los ojos cerrados, en un campo al lado de un acantilado. Estaba vestida de blanco, con un turbante. De su espalda salían grandes alas pero parecían como si fueran dibujadas, un boceto hecho con lápiz. Como si a alguien se le hubiera olvidado pintarlas. N. en sus manos extendidas sostenía la energía de Piedra Luna. En una mano se colocó la energía de la parte blanca y en la otra la de las manchas oscuras. Sentía que era necesario que se reunieran. Pero N. se negaba a abrir los ojos y verlo. Piedra Luna me miró diciendo: “Tantos se perdieron en la oscuridad como en la luz.” Susurré: “Eso no vale, es una cita de un libro.” Porque efectivamente era la cita del libro Lemuria, recuerdo de las memorias ocultas escrito por Kai. La Piedra Luna me hizo un guiño. Y continuó: “Tiene que despertar. Y además tiene que despertarse a sí misma. No es el momento para mostrarle sus sombras. No es mi función. Pero le puedo dar la herramienta que le puede servir de despertador. Su propia voz.” La energía de Piedra Luna se colocó en la garganta de N. Inundó esa zona con su preciosa energía y continuó: “Sus palabras complacen a la gente. Incluso intenta complacerse a si misma. A esa imagen incompleta que tiene. Pero es el momento en que su voz debe expresar su verdadero ser. Contar a si misma todo lo que siente! Ser sincera y no tapar nada con silencios. Llega el momento de cantar su verdad al universo.” Me pareció ver a N. escribiendo las cartas a si misma, cantando desde su vientre y reconociendo la fuerza de las palabras verdaderamente sinceras, que no ocultan absolutamente nada. Otra vez la vi en el campo. Abrió los ojos y mezcló las energías que de Piedra Luna que sostenía en las manos. En ese momento sus alas empezaron a cobrar colores. Se hicieron todavía más grandes, y comenzaron a emanar todos los colores del arco iris.
La energía de Amatista llenó su útero. Impregnaba todas las células y poco a poco se expandía hacia los ovarios. No estaba segura si lo que trasmutaba eran las memorias de esa vida o de las otras pero la sensación mía fue, que allí en su cuerpo físico, en su bajo vientre, habían resguardadas las historias que en ese momento no le dejaban expresar libremente su propia luz. Poco a poco aunque su útero seguía de color violeta de Amatista su cuerpo empezó a brillar en varios preciosos colores. Era como si la Piedra Luna hacía posible que sean visibles los colores de sus alas y la Amatista de su cuerpo. Sentí el mensaje de Amatista: “N. es un ser de muchos colores. No puede limitarse solo a uno por lo más bonito que le parezca. Cuando lo hace da la espalda a su verdadero potencial. Es un ser arcoiris. Un ángel que se niega a decir “yo soy”. Que se niega a mostrar su grandeza. Desde su cuerpo fluye el manantial de colores. Su espíritu la abraza con sus alas opalescentes. Ahora solo toca que su mente lo acepte.”

Conjunto para M.

Imagen

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a un hombre calvo, un poco gordito. Llevaba una túnica blanca y miraba las estrellas. Pensé que era un recuerdo de una encarnación de M. del Egipto pero entonces miré las estrellas y me di cuenta que no estaba en la Tierra. Ese hombre estaba bajo el cielo estrellado de Orión. Miraba las estrellas. Tuve la sensación de que su mirada llegaba a través del espacio hacia la Tierra. Hacía un tiempo en concreto, cuando M. vivía en Antiguo Egipto. Sentí la necesidad de buscar una piedra más, a parte del conjunto, para que M. pudiera llevarla consigo y recuperar poco a poco su conexión con Orión. La conexión con los constructores de pirámides, las pirámides de forma de octaedro, tal como se los había creado hace unas eras. Gracias a la energía del cristal se estableció un circuito en forma de infinito entre ese hombre del Orión y M. para que los dos pudieran nutrirse uno a otro y evolucionar juntos.  Luego se activó la energía de Granate que se situó en el chakra de la garganta. La elección de ese chacra me sorprendió. Es la piedra que normalmente actúa en los chacras inferiores. Granate respondió a mis dudas: “Es que le doy peso de la verdad a sus palabras. Las palabras tienen la fuerza creadora. Quiero que la voz de M. exprese la verdad de la Tierra en la que vive. Por eso conecto su chacra garganta con la tierra.” Pensé que eso era muy bonito pero a veces podría ser demasiado “pesado”. Entonces vino la energía de Cianita para equilibrar el trabajo de Granate. Cianita facilitó a M. la conexión con elemento aire que le iba a aportar la frescura de la inspiración y nuevas ideas. Las dos piedras en perfecta armonía consiguieron que el chakra garganta de M. se quedara ni demasiado abierto ni demasiado cerrado. Gracias a los minerales empezó a funcionar en su óptimo estado.
Después me llamó la atención Azurita con Malaquita. Su energía empezó a palpitar suavemente, como expandiéndose y luego contrayéndose. Al fijar mi vista en la piedra me di cuenta de que se había convertido en un huevo del dragón. M. con su energía femenina y masculina hizo nacer al dragoncito. Era precios. Con las escamas de color azul y verde. Aunque todavía era pequeño parecía tener muy clara su misión. Dijo a M.: “Mi energía te ayudará a que tus proyectos funcionen. Te conecto con tu energía femenina para crear y adaptarse y con la energía masculina para actuar.”
Sentí la energía de Mookaita que se colocó en la articulación de la cadera. La sentí como si hubiera dado sostén necesario para avanzar, para andar segura de cada paso. En ese momento sentí la energía del Cuarzo Citrino. Aprovechando el empuje de Mookaita desde la cadera, Cuarzo Citrino estiró a M. desde el plexo polar. Susurró:” Hay muchos recuerdos e historias que puedes observar mirando tu pasado. Pero es la hora de dejarlas pasar y apostar por el futuro. Mira adelante y avanza hacia el sol!”
Observé los dos minerales restantes, Piedra Sol y Ojo de tigre. Al principio los percibí en las manos de M. como unas esferas. Pero luego me parecieron ser dos hadas. Bueno más bien tenían el aspecto de las diosas griegas. Cada una con un peinado refinado y las túnicas largas de colores de sus piedras. Dijeron al unísono: “Nosotras te enseñamos a encontrar el imprescindible equilibrio entre dar y recibir. Expresamos también la ley de Causa Efecto. Lo que siembras recibes. Por eso si das mucho sin respetar tus necesidades, lo que vas a recibir será la falta del respeto. Pero estamos aquí justo para que disfrutes tanto de sembrar como de recoger los frutos,” Durante bastante tiempo las energía fluían desde las manos de M. enseñándole a disfrutar dando y recibiendo y a actuar desde la ley de Causa Efecto.

Imperfecciones

Imagen

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a N. en el cuarto de baño. Se estaba maquillando. Parecía muy contenta como si ese día era muy espacial. Sabía que al salir del baño empezaría la aventura. Con toda la emoción que corría por sus venas se dio cuenta que necesitaba que todo saliera prefecto. En ese momento sentí la energía del Ojo de Tigre. Lo percibí como a un hombre que suspiró: “Ya empezamos.” En primer momento no entendí a qué se refería pero luego me di cuenta de que N. ya no estaba tan contenta. Seguía con su maquillaje pero ya no estaba presente. Ya su mente estaba ocupada en pensar que podría fallar en su plan perfecto de ese día. Oí la pregunta silenciosa: “Qué hacemos?” Vi a unos duendes de fuego. Eran una mezcla de duende y hada pero pertenecían al elemento fuego no la tierra. El hombre Ojo de Tigre estaba detrás de N. Desde la sombra de ella, de vez en cuando sobresalían unos hombrecitos negros. Eran los pensamientos creados por la necesidad de que todo fuera perfecto. Esos hombrecitos solo quitaban la alegría a N.. Cuando alguno sacaba la cabeza, lo mostraba con el dedo Ojo de Tigre y entonces un duendecito del fuego se lanzaba a gran velocidad, como un rayo y lo quemaba. Cuando ese proceso terminó el hombre Ojo de Tigre puso la mano en el hombro de N. Ella lo miró y se sentó en la bañera y él en el váter. Sentía una profunda intimidad que se creó entre ellos. Ojo de Tigre le dijo a N.: “Lo que te frena, es la necesidad de ser perfecta. Bueno, quizás no sea esa necesidad sino sus consecuencias. Cuando algo no sale perfecto, te estresas y entonces dejas de sentir la alegría de emprender nuevos caminos y de disfrutar. Y eso hace que las cosas no funcionan. Disfruta de tus errores! Ríete de las meteduras de pata y cuando tropiezas! Verás como eso que consideras imperfecto creará los perfectos nuevos caminos en tu vida. Te doy la solides de la Tierra, una seguridad que estás sostenida con amor. Y te doy la fuerza del fuego para trasmutar los obstáculos dentro de ti. ”
Sentí la energía de Amatista. Creó una túnica con capucha alrededor de N. Sentí la pasión que recorrió su cuerpo. Era la energía Kundalini. La energía vital y creadora que había llenado su cuerpo. N. miró al espejo. Deshizo su peinado, dejó el pelo suelto e hizo una mueca traviesa a sí misma. El mensaje de Amatista fue ese:” La energía sexual se utilizó mal durante mucho tiempo. Sirvió para manipular a otros seres. Sirvió para encontrar poder o humillar a otros. Pero de verdad es la energía pura de la vida, del disfrute, de la alegría. Disfruta de la pasión que arde en tu propio cuerpo y encontrarás la pasión en todo lo que haces.”

Magia

Imagen

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a M.  cuidando flores en un jardín. Todo estaba precioso y lleno de colores. Con mucho cuidado estaba cortando ramas de un rosal para que salieran más flores. Sentí que M. trataba con esmero y dedicación no solamente su precioso jardín. Me pareció que con el mismo cuidado y cariño intentaba relacionarse con la gente, tanto con sus amigos como con los desconocidos. Se sentó en un banco para descansar y cerró los ojos para poder percibir mejor la paz que gobernaba en el jardín. La paz creada por ella misma. Se activó la energía del Cuarzo Verde. Como por arte de magia empecé a ver las hadas que rodeaban a M. Ella seguía con los ojos cerrados por eso no pudo verlas. Cuarzo Verde susurró a su oído: “Creas mucha magia alrededor de ti. Pero parece que no siempre la percibes tú misma.” La energía del Cuarzo se colocó en el corazón de M. La imagen cambió. Me pareció ver el espacio sagrado de su corazón y allí un precioso castillo de color verde. Ella como la reina abría las puertas para que pudieran entrar los elementales que venían a verla. M. dijo: “No estoy segura si eso me gusta. Creo que soy demasiado mayorcita para creer en los cuentos de Hadas.” Cuarzo Verde le respondió: “La magia no tiene edad. Se la siente en el corazón y tú tienes el corazón lleno de magia. Lo que quiero mostrarte es otro aspecto de lo que haces. Actúas desde tu corazón mágico creando resultados mágicos. Te invito a que des un paso más allá y reconozcas que tú misma eres la magia.” La Mónica que estaba sentada en el banco abrió los ojos. Delante de ella estaba una preciosa mujer con el vestido de color de Sodalita. Entendí que era la energía de la piedra la que se presentaba de esa manera. En las manos tenía una diadema que en medio llevaba una Sodalita. La puso en la cabeza de M. con esas palabras: “La energía de Sodalita clarificará tu visión. Si lo deseas, podrás con la mente tranquila, ver lo que a mucha gente inquieta. Podrás ver lo que está detrás del velo. Lo que tú creas de verdad. Podrás ver la magia que reina en tu vida.”

Si deseas conocer el mensaje de algún mineral y recibir su sanación, escríbeme!

Una Diosa

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi como la energía de las piedras rodeó a A. Sentí su energía en forma de una diadema, pulseras en las dos manos, anillos, cinturón tobilleras en las dos piernas, el collar con una gigantesca gema de Amatista en medio. Era la energía contundente que emanaba fuerza y poder. Las piedras dijeron al unísono creando una voz: “No somos las piedras humildes. Somos las piedras de una Reina. Y no podemos mostrar nuestro verdadero potencial porque A. no se siente una Reina.” A. miraba sus piedras y susurró más bien a si misma: “pero no veo nada malo en ser humilde…” Las piedras continuaron: “ No te invitamos a que seas soberbia! Lo que pasa es que no te llega lo que mereces porque por dentro creer que no lo mereces. Siéntenos! Siente tu poder, tu fuerza! Eres una Reina, una Emperatriz, una Faraona. Eres una Diosa!!! Pero si no lo crees, das espalda a quien eres de verdad. Te faltas el respeto a ti misma.”
Me pareció que cada una de las piedras se convirtió en un hombre. Sentí una fuerte vinculación con Arcturianos. Creando un circulo con las caras hacia fuera empezaron a cantar. Cantaban en todas las direcciones del tiempo y espacio creando una esfera multidimensional y atemporal. Expandiéndose con el único propósito. Hacer todo lo posible para que A. se sintiera merecedora de su propia divinidad.

Si deseas conocer el mensaje de algún mineral y recibir su sanación, escríbeme!

Pequeño Roble

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a N. andando por dentro de un túnel muy luminoso. Estaba hecho de amatista Súper 7. Todo estaba hecho de esa piedra. El mineral brillaba iluminando todo el espacio con su propia luz. N. iba tranquilamente observando todos los detalles. Su conexión con Súper 7 era muy profunda y natural como si ya se hubieran conocido en otras vidas. En un sitio la piedra formaba un tipo de banco y N. se sentó allí cerrando los ojos. Sentí como en su tercer ojo se activó el Portal Cristal. Acto seguido empezó a extenderse en todo su cabeza y luego bajó hacia su corazón. En ese momento percibí la energía de Súper 7. El cristal susurró: “Eres como un retoño de un gran Roble. Pequeño y frágil. Pero al mismo tiempo resguardas todo el potencial necesario para convertirse en el Rey del Bosque, precioso Roble sabio y fuerte. Siente toda la seguridad y certeza que tiene ese pequeño arbolito! No dudes que se convertirá en un majestuoso Roble! Siente como toda su familia le sostiene!” Me pareció ver  como N. se conectaba con la familia de los Robles. La energía de los Robles se impregnaba tanto en ella como en la piedra. Sentí como se creaba la preciosa unión entre N., Súper 7 y los Robles.
Luego vi a la mujer que representaba la energía de Crisocola. Dio a N. una esfera de color de la piedras trasmitiendo ese mensaje: “En el camino hacia la expresión de tu verdadero potencial puede pasar que tu cuerpo físico te mostrará donde tienes guardadas las resistencias y las memorias que no te dejan avanzar. Si pasa eso visualiza la esfera de la Crisocola líquida y ponla en lugar donde sientes molestias. Ese acto representará tu agradecimiento y reconocimiento a tu propio cuerpo. Será un acto de amor que al mismo tiempo te devuelve a ti misma el verdadero poder de sanación. Lleva luego la esfera a tu corazón sintiendo como ya no hace falta que tu cuerpo te muestre lo que en pasado no podías ver. Ahora lo reconoces y lo envuelves en amor. Después imagina como la esfera se aleja de ti, como sueltas y sanas todo lo que ha causado tus molestias. Yo lo llevaré a la Madre Tierra para que lo pueda transmutar.”
La energía de Cuarzo Ahumado se convirtió en una capa larga con capucha. Me pareció que alguien la había puesto en los hombros de N. y de esa manera ella empezó a ver a muchas mujeres que la rodeaban. Una de ellas se acercó y dijo: “Ven con nosotras, hermana. Te estábamos esperando. Somos la Hermandad de la Rosa. El tiempo ha llegado.”

Si deseas conocer el mensaje de algún mineral tuyo o te apetece que vaya en busca de los minerales idóneos para el momento en el que estás, escríbeme!