Historia de una Alianza

Ya sabéis que soy comunicadora con el Reino Mineral. Pero una varita no es solo el mineral. Cuando vino Eva y me dijo que esa varita tenía una historia por contar reconozco que me costó mucho ponerme a trabajar. Pero realmente esa varita quería contarnos algo. Y lo que me contó os comparto ahora.

“Hace mucho, mucho tiempo hubo gente con los corazones abiertos y sentidos agudos. Sus sentidos les permitían percibir mucha vida más allá de las apariencias y limitaciones. Y su corazón les permitía aceptarla y honrarla. Pero llegó tiempo cuando esa gente entendió que los tiempos estaban cambiando. Que las personas empezaban a sumergirse en el Olvido. El Olvido que no solo se refería a lo sutil que les rodeaba. El Olvido todavía más triste. El Olvido de su esencia.
La gente de corazones abiertos veía que se acercaban las nubes aunque todavía brillaba el sol. Veían nubes del Olvido en el horizonte. Pero sus corazones eran valientes. No querían ser solo observadores. Por eso acudieron a un lugar donde siempre sentían mucha conexión. Conexión con la Tierra y todos sus guardianes, con toda la vida que les rodeaba. Ellos no querían olvidar. Ni en esa vida ni en las otras. Respetaban el camino de cada alma pero sabían que eran necesarios los faros. Que en alguna vida pudiera que el alma quisiera recordar. Y querían poder mantener los faros que permanecerían encendidos vida tras vida.
Pero no sabían cómo hacerlo ni como deberían ser esos faros. Por eso allí, en el sitio del portal entre los mundos densos y sutiles pidieron ayuda. Y la recibieron. Les respondió una conciencia. No fue ni un Dios, ni una Diosa, niun Deva, ni un Espíritu. Sintieron la Madre Tierra, con toda la vida. Y esa vida tenía una conciencia unificada aunque cada unidad también tenía la suya. Sus corazones se llenaron de gracia. Sintieron también que no había ningún faro fuera de ellos mismos. Que cada uno de ellos, fue ese faro que anhelaban encontrar. En cada una de sus células se inscribió y firmó la alianza. La alianza y unión entere los mundos. La misión de mantener la luz viva y brillante aunque los tiempos se pusieran oscuros. Sus cuerpos mantendrían la luz para siempre, pase lo que pase, vida tras vida. Manteniendo una alianza entre los mundos. Recibieron esa misión en la profunda humildad, el infinito respeto y la confianza que desbordaba sus conciencias humanas.
Y recibieron también los guardianes porque su cometido no era fácil. Cada uno de ellos desde ese momento llevó un guardián muy especial que abrazaba su alma y la sostenía cuando las nubes ahogaban con su color gris.
Puede que tú también seas uno de los que firmaron la alianza entre los mundos. Siente tu misión y siente un gran orgullo. Mantienes la luz de conexión y todos te honramos por eso. Porque fue tu propia valiente decisión.
Sabemos que a veces se te olvida lo grande que eres. Pero nosotros no te olvidamos nunca. Porque firmaste la Alianza. Y si nosotros no la olvidamos, tú en tu corazón también la sentirás.
Gracias”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.