Pendientes con amatista, ágata musgo y ámbar

Amatista
Protege del ataque psíquico, transmutando la energía en amor. Tiene grandes poderes curativos y limpiadores. Supera adicciones y bloqueos de todo tipo. Es benéfica para la mente, relajándola o estimulándola, según resulte adecuado. Potencia la asimilación de nuevas ideas y conecta la causa con el efecto. Facilita el proceso de toma de decisiones. Potencia la memoria y mejora la motivación. Disipa la ira, la furia, el miedo y la ansiedad. Aliviando la tristeza y la pena, ayuda a integrar las perdidas. Abre a la intuición y refuerza los dones psíquicos.

Ágata musgo
Refresca el alma y permite ver la belleza en todo lo que contemplas. Es una piedra muy optimista y una piedra de riqueza que atrae abundancia. Ayuda a reducir la sensibilidad al tiempo atmosférico. Ayuda a los intelectuales a acceder a sus intuiciones y también ayuda a la gante intuitiva a canalizar su energía de manera practica. Mejora la autoestima. Promueve la autoexpresión y la comunicación. Libera el miedo y la tensión. Equilibra las emociones, reduciendo la tensión y el miedo. Ayuda a cualquiera que sufra depresión por las circunstancias de la vida o por desequilibrios cerebrales.
Ámbar
Es resina de árbol solidificada y fosilizada. Tiene intensas conexiones con la tierra. Es una poderosa sanadora y limpiadora que aleja las enfermedades del cuerpo. Absorbe las energías negativas y las transmuta en fuerzas positivas que estimulan la autosanación corporal. Es una poderosa protectora. Aporta estabilidad a la vida, pero también motiva. Puede ayudar a contrarrestar tendencias depresivas o suicidas. Estimula el intelecto. Favorece la paz y desarrolla la confianza.Cierre de plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *