El libro de la vida

Todavía sintiendo la energía de Samhain y del cierre de los etapas quiero compartir con vosotros esa comunicación. Es muy dura al principio pero el mensaje es universal. Os animo a leerla.
Nada más pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Aura como a un hombre cavando una fosa común. Me impresionó esa imagen. Soy de Polonia y conozco muy bien las imágenes de los campos de concentración de Segunda Guerra Mundial. Aura era uno de los presos que tenía que enterrar a muchas personas. Mujeres, niños, hombres. Con su fuerza de voluntad, sostuvo durante todo el tiempo la dura faena que tenía en ese lugar tan cruel. La energía del símbolo de Caduceo limpiaba el chacra corona, tercer ojo, la garganta de Aura de entonces. Lo duró fue que era una persona muy intuitiva que sentía mucho y veía mucho más que otros. Sobrevivió ese horror y después de la guerra se casó y tuvo una hija. Y fue entonces cuando se creó una herida todavía más grande. Como fue un hombre muy herido nunca consiguió expresar a su hija el verdadero amor que sentía. Y eso le dolió muchísimo porque sabía que la vida y el amor eran lo único que podía salvar la vida. Era lo único que importaba. Pero no pudo abrirse a la vida porque no podia olvidar las fosas comunes. Caduceo quitaba capa por capa las memorias de esa vida. La vida que se vivió lo mejor que se pudo. Y que ya se acabó.
En esta vida Aura en las situaciones difíciles tiene mucho miedo de no poder expresar su amor a los seres más queridos. Es algo que la paraliza. Pero es algo que pertenece a su pasado no presente.
Se activó la energía de Ojo de Tigre. Me pareció ver a Aura en un jardín. Estaba sentada en un banco. Detrás de ella se veía una casa. Se acercó el hombre que personalizaba la energía de Ojo de Tigre. Le dio un libro que estaba abierto y le dijo: “Mira, este es el libro de esa vida tan dolorosa. De la vida que fue un gran reto. La vida que ya se acabó. Mira el libro! No le puedes poner ni una letra más. Tienes que cerrarlo. Nadie puede hacerlo por ti. Era tu vida. Pero no lo es ahora. Cierra ese libro para poder escribir el nuevo libro.” Parecía que Aura estaba dudando. Ojo de Tigre la apoyaba con su energía de la Tierra y del Sol. Finalmente Aura cerró el libro y empezó a llorar. Cuando cesaron sus lágrimas Ojo de Tigre le susurró: “Ven conmigo a la casa. Te quiero mostrar algo.” Cuando entraron en la casa, se dirigieron a una habitación que resultó ser una preciosa biblioteca. El hombre Ojo de Tigre dijo a Aura: “Mira todos estos libros! Son tus vidas pasadas. Coloca ese libro en alguna estantería. Y luego date cuenta que son solo libros. Y tu vida ahora es lo único real que hay. Eres libre y fuerte, las memorias dolorosas poco a poco se diluirán por completo. Ahora es el tiempo de ser tú.”
Aura salió al jardín. Allí sintió la energía dorada de Calcita. La llenó de la energía cálida, ligera y muy cariñosa. Sintió como poco a poco se empoderaba. Como volvía a ser ella. Dulce y confiada. Vulnerable y al mismo tiempo segura. Ligera y bien anclada en la tierra. Se sintió capar de escribir siguiente capítulo de su vida.

Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.