Estaré en todos los crepúsculos de tu vida!

Comparto con vosotros esa comunicación porque creo que es profundamente sanadora.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a C. en una oficina. Pero todo era muy raro. Aunque era una oficina parecía más una calle en la hora punta. Había muchísimas gente andando. Ella estaba de pie y todos la empujaban. Como si no la vieran. Era muy agobiante aguantar todo eso. Esos empujones, ese “desprecio gratuito”. Finalmente C. se escondió bajo un escritorio llorando. Parecía una niña pequeña. Apareció a su lada la energía de su padre. C. le dijo: “No sé para que vienes. Nunca me has ayudado mucho.” Su padre estaba junto ella debajo del escritorio. Sentía también la energía de Cornalina que los envolvía, allí en el suelo donde estaban escondidos. El padre de C. con la voz muy baja dijo: “Sí, siempre fui un reto para ti. Y ahora es demasiado tarde para cambiar algo. Sé que te esperan todavía unos momentos muy difíciles conmigo. Lo siento mucho. Te pido perdón por todo. No sabía ser buen padre. Y ahora ya es tarde. Pero te pido, por favor, perdóname. Mira, si me lo permites, estaré en esa Cornalina. Estaré en ella desde hoy y luego cuando ya me vaya. Te pido que cuando veas un crepúsculo con sus colores calurosos, sus tonos anaranjados y rosados, que sepas que te abrazo. Te envío los abrazos que no te di cuando tocaba. Es lo único que puedo hacer. Estaré en todos los crepúsculos de tu vida mandándote apoyo y amor porque lo mereces.”
C. lloró mucho. Y luego las lágrimas se terminaron. De repente se sintió libre. Se sintió fuerte. Salió desde abajo del escritorio. La oficina estaba muy diferente. La gente trabajaba tranquilamente. C. respiró profundamente como si le hubieran quitado muchos quilos de encima.
La vi en un acantilado. Sintiendo el aire fresco que limpiaba todas las tenciones, sintiendo la seguridad que todo iba bien. Mirando el horizonte donde se ponia el sol.
Aceptando sus rayos anaranjados.

Un pensamiento en “Estaré en todos los crepúsculos de tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.