Las fuerzas creadoras y la casa del pasado

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Julia y sus seres queridos en un parque de atracciones. Justamente salían de la montaña rusa. A Júlia la veía muy animada y contenta. Con ganas de subir otra vez. En ese momento no pude conseguir avanzar la comunicación que me sorprendió porque la primera imagen vino al instante. Me di cuenta que había como otra imagen como de fondo. La Júlia delicada como un hada. Todo cambió. Vi a Júlia que sostenía dos imágenes suyas como si fueran dos pelotas. Una de esa bella y tranquila hada y otra que me parecía una guerrera vikinga. Empezó a hacer malabares con esas dos facetas suyas. Lo hacía cada vez más rápido hasta llegar a tanta velocidad que no la podía ver. Se creaba un escudo en movimiento que la tapaba. Se activó la energía del Ojo de Tigre. Se acercó a ella y puso la mano en su hombro. Le dijo: “Somos muy parecidos. Yo también conjugo dos energías, la del Sol y la de la Tierra. Te ayudo a que puedas expresar quien eres sin crear confusión. Primero tienes que rebajar la velocidad. Es lo que hace que no se te ve de verdad. Imagina que esas dos facetas tuyas no es lo que debes mostrar sino que son tus fuerzas desde las que debes crear. Deja de hacer malabares!” Vi a Júlia sentada con las manos ligeramente estiradas, con las palmas hacia arriba. Esas dos imágenes suyas flotaban por encima de ellas como dos esferas luminosas. Proyectaban la energía hacia las manos que la recibían y la dirigían a todas sus células. Todo el cuerpo de Júlia se nutría de esas dos energías suyas. Sentí calma y tranquilidad que la llenaba. Luego vi a Júlia rodeada  por el símbolo de Semilla de la Vida que todavía más reforzó la sensación del equilibrio y serenidad. En ese momento sus dos facetas en lugar de crear confusión la sostenían rodeándola con un aire de poderosa magia.
Me centré en la Piedra Sol que me parecía muy calladita. La imagen cambió. Me pareció ver a Júlia en una casa muy antigua, abandonada, llena de polvo. Todas las ventanas estaban cerradas y tapadas por eso todo estaba a oscuras. Júlia andaba por un pasillo sosteniendo en la mano una pequeña lamparista que simbolizaba la energía de Piedra Sol y miraba las antiguas fotografiaras que estaban colgadas en las paredes. Oí la voz del mineral que se dirigía a ella: “Esta casa es tu pasado. Necesitas poner más luz en ella. Mira el colgante. No por casualidad tiene esta forma.  Quien eres hora representa el Ojo de Tigre y Semilla de la vida. De allí  sale un pilar. Este pilar te puedo ayudar a sostener yo. Y es tu pasado. Soy luz del Sol. Abre las ventanas de la casa de tu pasado. Pon la luz dorada de amor incondicional y sabiduría. Limpia polvo de los viejos libros que guardan historias antiguas. Disfruta de lo que te pertenece. Esa casa es tu herencia. No la abandones porque te faltaran cimientos para crear tu casa de ahora.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.