Reiki Celta

En cada sesión de Reiki Celta, las primeras energías que trasmito son las mismas. Las de Fresno y Roble. Pero cada uno las recibe a su manera. En la ultima sesión percibí la energía del Roble instaurándose sobre todo el el tercer ojo de la persona que recibía la sesión. Lo que vi era muy impresionante. En su tercer ojo veía la bellota. Pero era al mismo tiempo la semilla y el árbol. Para decir más concretamente, eran las raíces. Veía muy claramente la bellota que en otras dimensiones se convertía en una infinidad de raíces que entrelazaban las dimensiones y todos los cuerpos de la persona. Tanto el cuerpo físico como emocional, mental y etéricos se interconectaban gracias a la energía del Roble. La energía sobresalía de la pequeña bellota situada en medio de la frente de la chica y se expandía hacia el universo. Como si fuera un recordatorio. Somos las semillas que crecen en esta preciosa tierra pero nuestros raíces nos conectan con el Todo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.