Colibrí de Amatista

Esta comunicación habla de los recuerdos y de estar presente Aquí y Ahora. Os apetece leerla?
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación me pareció ver una jungla con sus exuberantes plantas pero todo era de color violeta de Amatista. Sentí que eran los recuerdos de M. relacionados con el pasado. Pensé o mejor dicho lo pregunté a Amatista: “Pero eso no es real. Por qué todo tiñes de color violeta.” Y Amatista respondió:” De verdad, ningún recuerdo no es real. Cuando pasa el tiempo los contornos se borran y llenamos todo de nostalgia u otros sentimientos que nos alejan de lo real que vivimos. Para M. es necesario conectar y no olvidar toda esa parte de su vida. Tiene que recordarlo de manera que le haga posible integrarlo a si vida de ahora. Mi energía hace posible que la sabiduría que emana de los recuerdos de M. pueda adaptarse perfectamente a su presente. Lo necesita. Solo así podrá mostrar quien es de verdad, su verdadero potencial.” En ese momento vi a M. llenándose del precioso color violeta. De esas plantas violetas. Sentí los caminos recorridos por ella que creaban paisajes violetos. Todo entraba en su cuerpo de una manera muy armoniosa, y suave. Su cuerpo empezó a transformarse. La vi como a un colibrí violeta. Era muy grande, del tamaño de una persona. Era maravilloso.
En ese momento sentí la energía del Jade. Dijo: “El colibrí es precio y muy mágico. Pero al mismo tiempo es muy vulnerable. Sobre todo tiene que alimentarse bien. Y lo que le alimenta a M. -colibrí es “su vida ahora”. Todo lo que la rodea. Es necesario que aprenda a nutrirse conscientemente de la magia del presente. Se activó la energía del Jade recogiendo a la energía de la Amatista que brillaba desde el interior de M. Y empezó la magia. Vi a M. creando el precioso jardín en el lugar donde trabaja. Sus pasos, sus gestos creaban vida. Luego la vi cerrando la puerta e irse a casa. Con cada paso, desde debajo de sus pies salían flores, y plantas. Era maravilloso. Y cuando la perdí de vista seguían visibles sus huellas llenas de plantas preciosas.
Al final vino la energía de una diosa. Yo no la reconocí. Bendijo al colgante pero era como si de verdad bendecía a M. Porque M. ya se había convirtió en el mágico colibrí violeta bien anclado en la tierra y presente, haciendo magia gracias a su sabiduría ancestral y a la conexión con lo que la rodea Aquí y Ahora.

Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.