Amor Materno

Después de pedir el permiso para abrir canal de comunicación vi a S. con un niño pequeño en brazos. Toda la imagen era muy idílica, tenía aspecto como en los cuadros de Sagrada Familia, ella como si fuera María con pequeño Jesús en brazos, rodeada por una luz tenue, sobrenatural, detrás su pareja – como José de pie, también mirando el niño. En los ojos de S. se veía tanto amor, tanta entrega que parecía más un ángel que una persona. En ese momento apareció un demonio. Pero todo seguía teniendo el aspecto muy tierno, como en las películas de dibujos animados. A la izquierda de S estaba su versión estilo demonio, vestida de cuero negro, maquillada excesivamente incluso con una cola de y a su lado derecha esa imagen tan tierna como de Virgen María.
Ni uno otro me parecía real. Era como exagerado.
Me pareció sentir la energía de Amatista que le dijo a S.: “Tu reto para expresar el amor materno verdadero consiste en vencer el miedo. Le quieres tanto que temes no ser capaz de desapegarte de ese ser maravilloso que es tu hijo. Por dentro estás sufriendo ya la despedida. Y llegará en la vida el momento de dejarle volar. Porque eso es la vida. Pero mírame. Mira las dos Amatistas. Somos Amatistas, somos uno aunque somos diferentes. Entre nosotros está el nudo infinito. El nudo que entrelaza la vida con todos sus aspectos. Y la muerte y el dolor del desapego forman parte de esa vida. No sufras de lo que puede pasar. Ese miedo te hace disfrazar tus sentimientos. Incluso a ti misma. Abraza la vida, y todos sus ciclos.”

Si te apetece que busquemos unos minerales que respondan a tus necesidades o deseas que haga una comunicación para conocer el mensaje de algún mineral no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.