Prasiotrino y Dragón Blanco

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación entre ese Prasiotrino que veis en la foto y Yolanda (nombre inventado).  La vi volando entre las nubes con un Dragón Blanco. Él le dijo su nombre pero no lo oí. Eso suele pasar. Los nombres no son para mí sino para las personas que van a llevar la piedra. Se sentía la velocidad con la que se estaban desplazando. El Dragón Blanco le dijo a Yolanda que ya era hora, que tenía que actuar ya, que no había nada que esperar. Ya podía volar sola. Le pidió que meditara con su Prasiotrino teniéndolo en el corazón. La vi sentada con el Prasiotrino en manos tocando su corazón. Sentí la energía del Dragón Blanco que se despertaba en su corazón y sus alas que se desplegaban en el interior del corazón de Yolanda. A ella, en su espalda también se le abrieron las alas. Alas blancas, preciosas. Prasiotrino le estiraba todo el campo energético. Lo alineaba, armonizaba para que Yolanda pudiera disfrutar de su forma perfecta, expresando su esencia, su luz, brillando y volando gracias a esas preciosas alas blancas que llevaba siempre solo que no lo recordaba.

Tu cuerpo recuerda quien eres de verdad

prehnita

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a Marta andando tranquilamente entre los preciosos campos. Llovía pero ella estaba muy a gusto. Se detuvo y levantó la cabeza para que las gotas calientes de la lluvia de verano acariciaran su cara. Sonreía empapándose de la maravillosa agua. En un momento ya tuvo suficiente y buscó alrededor un refugio. Vio un grande y viejo roble en una pequeña colina. Se acercó a él y se sentó debajo de sus grandes ramas. Resultó que allí también estaban muchos elementales que como ella habían buscado un sitio un poco más seco. Para Marta todo era tan natural que ni se sorprendió al ver a todos esos duendecitos y hadas. Pregunté que necesitaba y me pereció que susurró a la Prehnita , muy suave como si le contara un secreto: ” Quiero ser un hada” Y la piedra le susurró de la misma manera al oído muy bajo : “Es que ya eres hada” Y ella respondió:” Sí, vale pero lo quiero ser hada cada día, siempre esté donde esté no solo en ese espacio mágico”. La energía de la piedra siguió susurrándole: “Es que tu eres hada estés donde estés porque ese espacio mágico es tu vida ”. En ese momento la energía de Prehnita empezó a limpiar sus chacras. Comenzó con coronilla y estaba descendiendo prestando la gran atención en el plexo solar. Allí dentro está resguardado un cuarto disco solar Portal Agua. Agua que son nuestros sentimientos, agua que recuerda todo. Y recuerda también que Marta es un hada. Su cuerpo sabe muy bien quien es de verdad.

Coge la piedra

Pendiente de Prehnita

Coge la piedra
Después de pedir permiso para abrir al canal de comunicación vi Sandra (nombre inventado) sentada en una pequeña colina. El paisaje ondulaba suavemente delante de tus ojos. A lo lejos se veía las montañas, pero a ella le rodeaban las grandes llanuras. Tenía aspecto de una india. A su lado estaba un precioso caballo con manchas de color café. Tenía los ojos cerrados. Sandra sentía la Tierra. Sentía su calma, tranquilidad y paz. De repente oí al Gran espíritu que le dijo: “ Algún día vivirás lejos de aquí. Pero todo lo que lograste aprender en esa vida seguirá contigo. El tiempo es una ilusión. Esa unión con la Tierra, esa paz la llevas grabada en tu cuerpo para siempre. Puedes y podrás acceder a esa memoria siempre cuando la necesitarás. Hay puertas que ya has abierto. No hace falta hacerlo otra vez. Solo recuerda. Coge la piedra y siente. Te otorgará el silencio que has aprendido a encontrar en tu propio cuerpo. Cuanto te parece que la tierra tiembla, que hay situaciones que te sobrepasan, coge la piedra. Y siente a ti misma a través de ella. Siente tu luz, armonía y solidez.”

En la foto pendientes de Prehnita

La última almendra

Diseño sin título(42)

Queréis saber que me contaron esas piedras y Cristina ( nombre, por supuesto inventado)? Aquí tenéis la comunicación.

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a Cristina en el Antiguo Egipto. La vi como a una mujer joven, muy guapa y muy ambiciosa. Estaba en un precioso jardín, detrás se veía las pirámides, que eran blancas. Me parecía que era una hija de alguien muy rico e importante. Pregunté a las piedras por qué remontamos a esa vida? Y entonces me pareció ver a un hombre, Él la quería mucho y ella a él también pero lo rechazó. Nada muy dramático, solo que Cristina eligió el poder en lugar del amor. Tenía ganas de conseguir algo más que ser una mujer amada. Pero murió muy pronto. Y en el momento de la muerte se arrepintió. Ni poder, ni amor, no disfrutó de verdad del tiempo que vivió allí por colocar sus sueños en el futuro. En el porvenir que nunca vino. Se quedó con ganas.
De verdad esa sensación era muy suave, casi imperceptible. Al verlo, Cristina de ahora dijo: “Pero yo amo, ahora sí que amo”. Las piedras le pidieron que mirara dentro de su corazón. Y al hacerlo tenía que reconocer que dentro guardaba una sensación que no se podía tener todo. Que había que elegir. O amor o satisfacción plena de lo que hacía. Como si se excluyeran las dos cosas. Que siempre, a fin de cuentas, de un lado o del otro, faltaba algo. Esa sensación era como antes muy sutil pero persistente. Como la ultima almendra que resulta amarga. Y aunque has comido otras sabrosas en la boca queda un sabor amargo.
Pregunté a las piedras como le podían ayudar. Lo que intentaron enseñarle era que el discernir desde el corazón era la solución. Es verdad que tenemos que elegir. Pero si elegimos desde el corazón, siempre ganamos. No quedamos con el sabor amargo al final del camino. Me vino a la mente la historia de Horus. Cuando recibo su ojo reconstruido, no se quedó con él. Eligió desde su corazón que prefería recuperar a su padre en el lugar del ojo.
Mira tu corazón, no dudes en su sabiduría y poder. Vive 100%.

Cenicienta

colgante de rodonita

Fue una comunicación entre una niña y un colgante de Ágata de Botswana y Rodonita. Son las piedras que veis en la foto aunque colgante era diferente. Mirad como las piedras adaptaron el mensaje a su pequeña portadora.

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Ivon vestida de época, corriendo por un precioso jardín. De lejos se veía un palacio. En uno de los banco, la esperaba una pareja. Una preciosa y joven mujer y un hombre. Los dos elegantes y radiantes. Ivon se sentó a su lado. La chica dijo: “Buenos días Ivon, nos reconoces?”. Ella movió la cabeza con muchas dudas y preguntó: “Eres una princesa? Y ella respondió: Ahora sí y vivo aquí. Pero antes me llamaban Cenicienta. Conoces mi historia, verdad? He venido para que sientas y veas que en la vida hay de todo. Mi vida no empezó feliz. Murió mi madre, mi madrastra y mis hermanastras no me trataron bien. Pero yo pedí la ayuda y mira ahora estoy aquí. Confiaba y sabía pedir ayuda. Parece fácil pero muchas veces no lo es. Estaré contigo para ayudarte en los momentos difíciles sentirte bien segura y confiada.” A mí me pereció en ese momento que de vedad era la energía de la Ágata de Botswana, la energía acogedora y cálida.
Luego habló el príncipe trasmitiendo el mensaje de la Rodonita. “Parece que mi parte de la historia es mucho más feliz. Nací aquí en ese precioso palacio. Pero siempre buscaba algo más, buscaba el amor. Y cuando lo encontré, cuando encontré a la mujer en la que me enamoré, ella se me escapó. Cuando huyó del palacio podría yo quedarme aquí desanimado, triste. Pero no. Yo salí de aquí, salí a buscarla. No fue nada fácil pero lo conseguí. Lo que quiero mostrarte es que hace falta actuar, necesitas hacer su camino, emprender la aventura para encontrar lo que de verdad quieres. Primer paso es confiar tal como dice mi princesa pero hay que actuar también. No sería suficiente solo confiar y quedarme en mi palacio bonito. Yo confiaba y por eso tuve fuerza de salir en su busca. Y mira que felices estamos ahora.”
Ivon abrazo a los dos y empezaron a jugar en ese preciosa jardín.

Perros rabiosos

Diseño sin título(26)


Cuando preparaba ese conjunto vi al chico al que lo hacía huyendo de una manada de perros rabiosos. Tal como le contaba luego los perros podían significar de todo. Después de hacer la comunicación pienso que representaban sus miedos, sus dudas. A ver que pensáis vosotros.
Comunicación entre Jorge y un conjunto de piedras.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi al Jorge sentado debajo de un árbol, en el bosque, de noche. Estaba desanimado, decepcionado, sin amino. Le pregunté que le pasaba. Me respondió que debería ser fuerte, debería ser luchador y ganador. Y añadó: “No lo entiendes. Soy un hombre.” Primero le habló Lepidolita (la bolita de arriba):” Jorge pero tú ya eres fuerte, luchador y ganador.” Y Sardónice que en esa pieza está unido con Cuarzo dijo: “Mira, dejando el rollo de las energías a parte ( dijo así literalmente) lo que sientes no es lógico. Usa tu parte pragmática. El hecho de que piensas que no eres fuerte te hace sentir débil. Eres tú mismo que te limitas. Eres tú mismo que no te aceptas y no ves aquí y ahora tu grandeza. No necesitas cambiar nada. Eres perfecto. Solo que no te lo permites expresar. Tu fuerza no proviene de ser “hombre”. Proviene de ser una persona sensible y honesta.”
Luego siguió Lepidolita y dijo: “déjanos hacer nuestro trabajo.” Y lo que hizo primero fue sellar su aura agujereada para que su energía no se escapara más. Luego Sardónice empezó a crear una esfera que le contenía. Dentro estaba otra vez un bosque pero esa vez Jorge estaba haciendo su casa. Era bonito y mágico porque todo lo que necesitaba para edificarla sacaba desde su corazón. Los troncos, tejas, todo. Cuando terminó y abrió la puerta se sorprendió. Primero porque dentro también estaba ya terminada. Todo estaba muy acogedor, con flores en la mesa, cuadros etcétera. En el centro del la habitación estaba un espejo muy grande, que sentí como la representación de la energía del Cuarzo. Al abrir la puerta se veía un reflejo de la persona que entraba. Así Juan se vio a si mismo. Y se sorprendió otra vez. Estaba muy fuerte, con los músculos forjados por el trabajo de hacer esa casa. Estaba radiante y feliz.
Las piedras dijeron : “Lo ves ahora? Solo tienes que sacar de tu corazón su verdadera esencia y entonces te veras tal como eres.”

El camino del alma

cuarzo rosa, labradorita, amazonita

Comunicación ente Begoña (nombre inventado) y el colgante de Cuarzo Rosa, Labradorita y Amazonita, muy parecido al que veis en la foto.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Begoña sentada apoyada a un tronco del árbol viejo y sabio. Era un día soleado, hacía buen tiempo, se sentía mucha calma alrededor. En un momento sentí a tres energías. A su izquierda apareció un cuervo, acompañando y expresando al mismo tiempo la energía de Labradorita. Enfrente de ella apareció preciosa hada de color rosa. Y a la izquierda una flor de aciano, esa flor azul de los campos muy común por lo menos en mi país. Begoña se sorprendió y dijo: “Que curiosa forma habéis cobrado”. Y Labradorita en forma de Curvo respondió: “Somos todo, somos uno. Soy piedra y animal.” El Cuarzo Rosa dijo: “Soy piedra y un hada, un ser mágico, un ser misterioso”. Amazonita continuó: “Soy piedra y una planta.” Como si tuvieran la consciencia unida seguían hablando con una voz. “Somos uno, y tú también eres todo, eres uno , con animales, con plantas, con el reino elemental, con los minerales. Tenemos diferentes formas pero somo uno. Lo sientes?” Tenía la sensación que Begoña decía y pensaba que sí pero al mismo tiempo se sentías un poco como un observadora que miraba esa maravilla de fuera y no participaba en ese milagro. Las piedras empezaron a colocar su energía en su cuerpo físico. En ese momento me sorprendí yo porque en su corazón se coloco Labradorita y yo pensaba que iba a ser el Cuarzo Rosa. Pero Labradorita junto con el Cuervo empezaron allí su alquimia. El Cuervo dijo: “Soy un pájaro negro pero al mismo tiempo soy muy juguetón. Me encanta divertirme, y soy muy inteligente. Y eso junto con Labradorita te aportamos a tu corazón. El discernimiento, saber elegir desde la inteligencia de tu corazón, alegría, juego y el conocimiento de tus partes más escondidas donde de verdad reside tu fuerza.”
El Hada estaba bailando en el timo de Begoña. Con los hilos de color rosa recogía trozos de su alma y los cosía en una preciosa mandala.
El aciano floreció en su garganta, dando te cosquillas con sus pétalos.
Y yo pensé maravillada: “Que bonito camino del alma desde corazón , atravesando el timo hacia la expresión en la garganta!”
Que aprendamos a expresar nuestra alma, desde el corazón hacia la garganta. Somos uno.

El poder de la alegría

tesoros de la tierra

Hoy os cuento una comunicación que hice entre ese conjunto de piedras y una preciosa pareja, Juan y Manuela con la participación de su perro Faron ( todos los nombres inventados)
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi su casa. Pregunté dónde estaban pero las piedras me dijeron: ellos luego, primero la casa. Y comenzó el proceso de limpieza profunda de su casa. Veía muchos torbellino de varios colores que a gran velocidad recorrían todos los rincones de la casa. Lo que me sorprendió fue que también aparecían unos códigos o símbolos que se colocaban en varios puntos de su casa. No los conocía. Me pareció sentir: “esos códigos son solo para Juan y Manuela. No los conoces pero ellos los reconocerán y sentirán”. Mi sensación era que los códigos se situaban en el orden de puntos cardinales creando las conexiones con los guardianes de esos puntos. Pero había muchos símbolos no solo los cuatro. Todo pasaba rápido, con mucho movimiento, color, fuerza y poder. De repente se cayeron todas las paredes. Los vi a los dos en el pico de una montana, con preciosa casita detrás. Lo que consiguió la energía de las piedras y los símbolos, se habían anclado en la casa fisica y asi se habia creado “un espacio , fuera del espacio”. Su hogar real consiguió conectar con otra dimensión, mágica y etérica. Porque no importa donde iban a vivir, esa preciosa montaña y esa casita llevarian en el corazón siempre. Vi a Manuela como a una chamana. Vestida de estilo indígena, con infinito poder gritó : Yo soy Guardiana de esa casa, estoy creando de la misma manera que puedo destruir. Yo soy la fuerza primigenia de ese sitio.” Juan grito: “Yo soy la Chispa de DIOS. Nadie me puede apagar” Era como un punto culminante de poder y solemnidad. Faron estaba entre los dos ladrando y me parecía que estaba más que contento de verlos tan poderosos, tan fuertes y seguros.
En un momento dado se miraron a los ojos y ….. empezaron a reír. Reír a carcajadas. Juan dijo: “vaya follón hemos montado” y siguieron riéndose de toda la solemnidad que habían creado antes. Y sabéis qué? Esa “risa” era la más poderosa del todo. Porque la alegría , amor y felicidad desmonta todos los entramados oscuros. Sentí que en las piedras junto con todos los símbolos y se grabó su poder. Y sobre todo el poder de la alegría.

Un coche mágico

diseno-sin-titulo19

Después de pedir permiso para abrir el canal de comunicación vi a Susana (nombre inventado) conduciendo su coche. En un momento dado me di cuenta que su percepción se elevaba que empezaba a percibir todo desde arriba y aumentar el radio de su visión. Como si tuviera un radar. Sentí que por encima de su coche volaba un halcón que estaba directamente conectado con ella. El pájaro le dijo: “Vas a ver y sentir todo como yo para elegir bien el camino, para percibir por donde es mejor que vayas. Confía en mi, confía en tus percepciones. Puede que de repente sepas que hace falta girar. Pues, gira, no dudes. Estaré siempre contigo para que conduzcas segura. ”
Luego paso algo muy mágico. Las piedras crearon un espacio maravillo alrededor de ella y sobre todo convirtiendo el coche en un coche especial .Un coche mágico. Dijeron: “Te sorprende?( lo dijeron a mí porque me parecía demasiado maravilloso lo que veía) Antes los caballeros tenían sus caballos. Los cuidaban, los mimaban porque su vida muchas veces dependía de ellos. Ahora es el coche que va a llevar a Susana a su destino. Es poco para verlo como algo mágico? Cuál es el destino de Susana? Cada día otro. Lo que va a pasar dentro de su coche es de lo mismo importante. Saber callar las conversaciones cuando lo más importante es disfrutar del camino. Saber estar Aquí y Ahora. Eso se llama meditar. Estar plenamente presente. Lo que queremos mostrar a la Blanca es que cuando toca el volante toca y elige su destino. Le invitamos que conducir se convierta en su practica diaria de meditación. Es ella quien conduce. Es ella responsable de su vida. Es ella que conociendo las reglas se mueve. Está Aquí y Ahora. Observa plenamente. Está presente y dirige su vida.”
Las piedras junto con el halcón, el coche y Susana, crearon una esfera de energía llena de concentración, seguridad y consciencia.
Quién dice que el coche no puede ser mágico? Pues yo después de esa comunicación seguro que no.

Solo sentir

ágata árbol y jaspe rojo


Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación la vi a Ula hundiéndose en el agua, como si alguien la hubiera tirado al agua. Yo lo veía desde el fondo de un lago y ella caía. En un momento dado oí sus pensamientos: “Ey, un momento, es que yo sé nadar”. Y empezó a nadar hacia la profundidad del lago, ya consciente y segura. Allí al fondo estaban los seres mágicos del agua esperándola. No eran sirenas, eran más bien las hadas del agua. Pero cuando llagó allí, casi que se me corta la conexión con ella. Estuve sorprendida y pregunté que estaba pasando, si no me daba permiso para verlo. La vi muy perpleja, solo decía: “ no lo sé, no lo sé” yo seguí preguntando si no quería conectar con esos, seres, si le daban miedo. Pero ella solo respondía:” No lo sé, no lo sé…” De repente dijo: “Tengo que salir” y nadó hacia la superficie. Ya sentada en la tierra empezó a llorar. Acudieron las piedras y empezó la parte más poderosa de su comunicación. se levantó y empezó a gritar. Fue un grito tan fuerte que empezó a crearse una torbellino gigantesco. Todo empezó a volar y ella seguías gritando. La sentí, muy fuerte, muy arraigada con las energía de Jaspe Rojo que la anclaba de forma tan maravillosa que perecía que ningún huracán podría sacarla de la tierra. El poder que expresó no necesitaba, las palabras, no necesitaba entendimiento mental. Era la energía pura, la energía y poder que salía desde dentro de sus entrañas. Cuando terminó, toda despeinada, con la ropa rota pero fuerte como nunca, se acercó a un árbol y lo abrazó. Era la energía de Ágata Árbol, que respondió a su abrazo con mucho cariño y dijo: “Ahora empieza tu camino.”
Lo que más sentí fue que ella ya no necesitaba más palabras. Que ahora toca actuar, sin buscar mucho las razones, sin buscar ni preguntas ni respuestas porque ya sabe todo. Ya vive de acuerdo con el palpito de tu corazón y no necesita saber nada más. Solo sentir.