La Fuerza de la gravedad

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Emma tumbada, boca abajo en musgo frío y húmedo de un bosque frondoso. Sentía que Emma acaba de despertarse pero seguía con los ojos cerrados como una persona que no le apetece levantarse. A su lado sentí la energía de Crisotila que percibía como a un hombre. Me miró y dijo: “Le perece que ha caído pero no es verdad.” Aunque Emma no abrió los ojos ni se movió, se oyó su voz desde la tierra: “Sí que he caído.” El hombre Crisotila volvió a mirarme con la expresión “te lo he dicho”, se acercó a Emma y susurró: “No has caído.” Ella cerró los ojos todavía más fuerte y medio enfadada gruñó: “Creo que sé mejor que me ha pasado porque ha pasado a mi, verdad? HE CAIDO!” Parecía que a Crisotila toda esa conversación le hacía bastante gracias. Volvió a susurrar al oído de Emma: “Mira! Lo que has sentido era la fuerza de gravedad. Algo aquí te ha atraído ejerciendo gran impulso. Lo que has experimentado es el movimiento. Pero no lo interpretes como la caída.” Emma por fin abrió los ojos y se sentó. Miró a su alrededor. El hombre Crisotila estaba sentado a su lado y sonreía mucho. Continuó: “Hay algo en esta tierra que te ha atraído. Siente la vida que te rodea.” Emma puso las manos en el suelo húmedo. Sintió la fuerza que palpitaba en ella. Ya no tenía esa sensación de caer en desgracia. La Crisotila se hizo un poco más seria. Miró atentamente a Emma diciendo: “Si me das permiso llenaré tu cuerpo, cada célula tuya, de mi energía. Así te uniré a la vida en esta preciosa Tierra.” Emma aceptó con el movimiento de cabeza. Me pareció ver como ese bosque frondoso, junto con Emma y la energía de Crisotila se plasmaba en todo su cuerpo creando como fractales de esa imanen en todas sus células. Era la sensación muy agradable y al mismo tiempo emocionante para ella.
Cuando terminó ese proceso Emma miró al Cuarzo preguntando que le aportaba. El Cuarzo sacó un instrumento eléctrico del que salían muchas chispas azuladas y dijo: “Te voy a estimular para que te levantes y te muevas”. Emma tragó la saliva respondiendo que la idea o mejor dicho la forma no le gustaba nada de nada. A mí también me parecía muy violento lo de descarga eléctrica. El Cuarzo viendo que nadie le daba la razón cambió su manera de ayudar. A través de él empezó a vibrar el cetro. El símbolo del poder de Emma. El Cuarzo la advirtió : “No va a servir de nada si no lo utilizas. Por si solo no funciona. Tienes que actuar, tienes que vivir. Ejercer tu poder. No pierdas tiempo tumbada en el suelo. Levántate y anda!!! Y cuando necesitas un chute de energía no dudes pedírmelo.”
Emma sintiendo la vida en su cuerpo, teniendo a su alcance el cetro de poder entendió que la vida la espera. Que justo “la Vida en la Tierra” había creado esa fuerza de gravedad que la hizo venir aquí. Que la atrajo a ese mundo. Sonrió. Se levantó y empezó a andar.
………………………..
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.

Tejedores y conciencia mineral

Imagen

Experiencias y vivencias, los ancestro y antepasados, pasados lejanos y cercanos, conviven en nuestro cuerpo. Crean infinidad de hilos de varios colores, texturas y grosor. Con todo esto, en cada instante de nuestra vida creamos una tela. Esta tela es nuestra historia. La que en algún momento creará otro hilo para tejer otra vida.
Para decir la verdad, a veces, en lugar de tejer nos hacemos un tremendo lío. Los hilos se nos enredan creando un nudo difícil de deshacer. Pero cuando pasa eso, no estamos solos. Tenemos mucha ayuda a nuestro alrededor. Conectar con la conciencia mineral es una de las opciones que tenemos. Las piedras vibran de una manera muy constante. Ponen luz para que podamos ver claramente todos los hilos, con sus nudos. Creo que nos muestras todo el telar. El trabajo que ya hemos hecho, el momento en el que estamos, y todo lo que tenemos en las manos.
Quizás os sorprenda que cada piedra también está tejiendo también su pieza. Y a veces necesita nuestra presencia, nuestra experiencia para evolucionar. Hacemos un equipo. Todos se entrelaza.
Cuando conecto con la persona y con el mineral con el que que quiere comunicar empiezo a ver las imágenes. Es la manera en la que tanto la persona como la piedra me muestran su estado, su forma de actuar, su tejido con todos sus colores e hilos con posibles nudos.
Siempre me impresiona como los minerales adaptan el mensaje. Pero para decir la verdad no son solo los minerales que siguen fascinándome. Si habéis leído algunas comunicaciones sabéis que suele ser primera la persona que me muestra su tejido. Y es mágico. La magia que se desprende durante la comunicación es tanto vuestra como la de los minerales. Y creo que a veces esto se nos escapa. Se nos escapa que somos seres mágicos. Seres que tienen la posibilidad de hablar con los minerales.
Mi don consiste en la capacidad de veros durante en el acto de crear vuestras preciosas telas e interactuar con los minerales. Ver y saber trasmitirlo de manera más fiel posible. Esto es un privilegio y me siento muy agradecida, desarrollando mi don para que podáis ver en mis palabras, como en un espejo , lo mágico que sois. Los mágicos tejedores!
…..
Si te apetece hacer una comunicación entre ti y algún mineral, escríbeme!

Caldero de Sabiduría

Imagen

Esta humilde piedra es muy especial para la persona que ahora la tiene porque fue recogida durante un viaje kármico para conecto con una de sus vidas. Queréis saber que mensaje tiene? Aquí tenéis toda la comunicación.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Ana cavando un túnel dentro de la tierra. Tenía aspecto de un antiguo minero. Una pequeña lamparita en la frente, pica en la mano. Parecía que se esforzaba mucho. A su lado percibí la energía de la piedra que la observaba detenidamente. Finalmente se acercó y preguntó a Ana que estaba buscando, unos tesoros, piedras preciosas o quería llegar el corazón de la montaña. Ana sin dejar a cavar dijo: “Quiero encontrar la veta del conocimiento.” Esa respuesta pareció no satisfacer a la piedra. Esperó un poco más y dijo: “Vale, Ana. Tengo que decirte algo. No la puedes encontrar. Es que la veta del conocimiento eres tú.” Ana dejó de hacer el agujero en la tierra y miró desconcertada a la piedra. Estaba como medio sorprendida, medio decepcionada. Pero sentía en su interior que la piedra tenía razón. Se sentó. Miró sus manos sucias y llenas de duricias hechas a causa del gran esfuerzo de cavar. Resopló aceptando la situación y susurró: “No sé. Lo imaginaba diferente.” La piedra se acercó a ella. Se sentó a su lado diciendo: “ Mira! Lo que buscas de verdad no es el conocimiento sino la sabiduría. Y no es lo mismo. El conocimiento ya tienes pero si no lo haces tuyo, si no creas tu propia alquimia para integrarlo, es vacío y de verdad no te llena de nada. Sigue siendo algo ajeno, algo de fuera, algo que buscas sin darte cuenta que ya lo tienes. Necesitas la chispa del rayo negro, el rayo revedle de la creatividad, de hacer cosas nuevas. Y yo te puedo ayudar a encontrarlo. Soy la chispa que puede encender un gran fogón. No para que quemes tu conocimiento sino para que lo trasmutes.” Me pareció que en bajo vientre de Ana se encendió un fuego, una gran hoguera. Ana sin que le explicase la piedra algo más sabía que tenía que hacer. Cogía “su conocimiento” y lo tiraba al caldero. Dentro de él todo se fundía. Parecía un oro líquido. Era su Caldero de Sabiduría. Empezó a crear de ese oro líquido varios artefactos. Algunos eran como joyas otros se parecían más a unos mágicos aparato. Ana estaba muy concentrada y feliz. No parecía a esa mujer que cavaba con mucho esfuerzo. La alegría que sentía la estimulaba, le daba impulso creativo. Cuando tenía que todo preparado, miró a la piedra. La piedra la sonrió y dijo: “Comienza la aventura.” Ana recogió todos sus artefactos sintiendo profundamente que eso fue su sabiduría, el conocimiento fundido en el fuego que su propio cuerpo para poder crear algo nuevo, algo suyo. Y ahora tocaba probarlo y vivirlo. Sonrió a la piedra y salió del oscuro túnel hacia la luz del día.
……………………….
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.

Movimiento

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Pati saltando una comba. Era una cuerda larga y muy blanca que sujetaban los seres de luz de cada lado. Los veía blancos tal como la cuerda y muy altos. Pati saltaba mostrando mucha habilidad. De dos piernas, de una, dando vueltas. En un momento paró para hablar con los Seres de Luz.
Pati: Pero… esa cuerda qué es? Es la vida, son los desafíos? No lo tengo claro.
Seres de Luz: Ni uno ni el otro, o las dos cosas al mismo tiempo. Es el movimiento.
P: Movimiento de qué?
SdL: Eso no tiene importancia. Nosotros sostenemos el movimiento para que tú puedas, mostrar tu maestría. Tu magia. Tu potencial.
P: Bueno, pero entonces, poco depende de mí. Estoy saltando en el ritmo que me mandáis vosotros. No soy libre de verdad.
SdL: No tienes razón del todo. El movimiento, el ritmo, la pulsación del universo es rítmica. No la puedes negar. Pero no la ves como algo que artificial, algo externo que te priva tu libertar. Es algo muy natural. Desde nuestra perspectiva todo forma parte de un movimiento. Es la vida propia. Es esa cuerda que saltas. Pero la sostienen varios guías tuyos dependiendo del aprendizaje que en un momento dado tienes que integrar. O en otras palabras, un movimiento que hace falta que aprendas. Nosotros podemos incluso percibir como la cuerda cambia de colores aunque para ti eso es imposible. Hay personas que caen al saltar. Si no estuviéramos manteniendo el movimiento quizás no se hubieran levantado nunca. Porque sin movimiento, no hay vida. Pues no te quitamos tu libertad dando vueltas a la cuerda. Te damos el impulso para vivir.
P: Pues, la vida es un simple saltar la comba?
SdL: Qué entiendes por simple? Suena como si le quitaras la importancia. No hay nada más que el movimiento. Si no te mueves, no vives. Para nosotros no es ni simple ni grandioso… Es simplemente “vida”.
P: Pero…
SdL: Haces muchas preguntas en lugar de saltar la comba. Vive!!! Solo eso tiene la importancia.
P: Vale… Pero entonces para que me sirve ese mineral…. Para ver mejor la cuerda o para calmar mi mente?
SdL: Ese precioso mineral te ayudará a integrar el movimiento de la comba en tu cuerpo. No la veas como algo externo. Ese movimiento, esa comba, está dentro de ti. Y ese mineral te puede ayudar a sentirla. Cógelo en las manos. Y solo siente el movimiento. Sin hacer las preguntas.
Me pareció ver a Pati con la piedra en sus manos. El principio vi al Cuarzo brillar muchísimo y luego esa luz se extendió en todo el cuerpo de Pati. En su tercer ojo vi una estrella. Como brillaba muchísimo y me deslumbraba pregunté de cuantas puntas era. Pero no lo percibí claramente. Me venía como 5, 6, 7 y otra vez me pareció oír 5, 6, 7. Pensé que quizás se expresaba también así el movimiento. No una estrella en concreto. Sino una estrella que cambiaba. 5 puntas, 6, puntas y 7 puntas ….
Pienso que ese mineral enseña a Pati el entendimiento más allá de las palabras. Le invita a ir en busca del sentir, sin buscar el porqué de los sentimientos. La invita a integrar el movimiento que es lo único constante en el universo. El movimiento que es la vida.
………………………
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.

La puerta

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación, me pareció ver a Mar en una pequeña habitación, sentada en un escritorio enfrente de una pequeña ventana, escribiendo algo. El Cuarzo Rosa en forma de una preciosa mujer se acercó a ella y le propuso que salieran juntas fuera. Mar seguía escribiendo como si no hubiera oído nada. La mujer Cuarzo Rosa insistió pero no consiguió que Mar le hiciera caso. Se sentó resignada. A su lado apareció la energía de Granate que percibí como a un hombre. Preguntó a Cuarzo Rosa que hacían. Cuarzo Rosa resignada dijo: “Acepto todo lo que ella decide. Y si no quiere salir, la acompañaré aquí, donde está.” Hombre Granate resopló. Dijo: “Mira, has sido la primera en intentar animarla para salir. No te puedes rendir ahora. Hay que hacer algo.” Cuarzo Rosa respondió: “No podemos obligarla a nada. Es su libre albedrío permanecer donde quiere permanecer. Por lo menos crea. Mira, está escribiendo algo.” Granate miró a Mar y eso le dio una idea. Se puso de pie detrás de ella, lo mismo hizo la mujer Cuarzo Rosa, y empezó a cambiar colores del bolígrafo de Mar. De repente empezó a escribir de rojo, luego de verde, luego de azul. Eso sí que hizo reaccionar a Mar. Dio vuelta para ver quien estaba con ella. Pero luego volvió a escribir. Pero Granate seguía despistándola, convirtió el bolígrafo en un lápiz y finalmente en un carboncillo. Eso le enfadó a Mar porque se manchó su papel y sus manos. Se levantó bruscamente y observó con mirada desafiante la mujer Cuarzo Rosa y el hombre Granate. Casi gritando preguntó: “ Qué queréis de mí?” Cuarzo Rosa dijo rápidamente: “Nada” Pero Granate le dio un empujón y también casi enfadado dijo: “Cómo nada!!!!! Sí que queremos algo!!! Queremos que salgas de esa habitación!!!!!” Cuarzo Rosa casi llorando añadió: “Pero no queremos que hagas algo que no quieras?” El ambiente estaba muy tenso. En ese momento apareció la energía de Amatista. Era un hombre muy apuesto que primero resopló como si quería decir a otras piedras “a ver chicos así no lograremos a nada”. Luego tranquilamente se acercó a Mar, puso sus manos en sus brazos, le miró a los ojos y dio su mensaje: “Parece que estás creando algo. Verdad? Te veo escribiendo. Pero sigues desconectada del mundo. Y es el mundo que te puede dar inspiración. La inspiración que no encontrarás en estas cuarto paredes. Tienes un don. Eso no niega ninguno de nosotros. Solo intentamos a decirte que para llevar a cabo lo que pretendes y hacer una obra maestra, sería bueno que te nutrieras de la vida. Aquí solo hay polvo. Sacas la energía de tus adentros pero no la recargas. Tarde o temprano marchitarás. Sal con nosotros, por favor!” Mar por primera vez miró la puesta. Y se dio cuenta que la asusta salir. Era como en una pesadillas, la habitación hubiera cambiado y la puerta que antes estaba a distancia de tres pasos ahora parecía estar muy, muy lejos. Era un momento muy emocionante. Todos los minerales sabían que en ese momento Mar estaba tomando la decisión que hacer con su vida. Cuarzo Rosa tenía las manos en la cara y otra vez parecía que estaba a punto de llorar, esa vez de la emoción y tensión. Granate estaba muy concentrado, mirando fijamente a Mar para acudir a su mínimo gesto. Amatista sostenía las manos en sus brazos, también esperando. Y entonces los tres lo supieron aunque Mar no dijo absolutamente nada. Supieron que tenían permiso. Que ella por fin se decidió a salir. Al instante vi las tres energías creando un remolino por encima de la cabeza de Mar. Hicieron una apertura y reajuste de energías de Mar. Varias veces su unificada energía bajaba, primero limpiando los chacras, de arriba abajo y de vuelta de abajo arriba. Luego reajustaban todos los entramados. Otra vez arriba a abajo y de abajo arriba. Sus energías sostenían una apertura del chacra estrella del alma que está situada 50 cm por encima de la cabeza. Mar sitió la energía de Amatista en su corazón. Ahora ella estaba a punto de llorar. Dijo: ”He creado una jaula. Me he encerrado yo sola.” Amatista respondió: “No te juegues, por favor. Lo que has hecho, ya está hecho. Lo importante ahora es lo que vas a hacer.” Otra vez veía las energías de las piedras como a una mujer y dos hombres que como buenos amigos estaban al lado de Mar. Cuarzo Rosa dijo: “Quieres que salgamos juntos fuera?” Mar movió la cabeza afirmativamente. Y todos empezaron a andar. Hacia la puerta que ya no parecía estar tan lejos. Solo estaba a tres pasos de ellos.

Estar en el presente.

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación entre Marcos y su colgante me pareció verlo escalando. La pared de la montaña era casi vertical. Pero a pesar de las dificultades Marcos se sentía seguro. Sabia que tanto por encima de él como por debajo había gente que sostenía las cuerdas. A demás entre las rocas encontraba clavados las piezas plateadas, muy brillantes, que le ayudaban a subir. Pues aunque suponía esfuerzo, Marcos subía contento. Pero poco a poco se daba cuanta de lo alto que tenia que estar. No veía el pico de la montaña. Con cada movimiento arriba el miedo, poco a poco se apoderaba de él. Repetia a sus adentros que estaba bien acompañado pero su cuerpo se hacia cada vez más rígido. Oí la voz de Sodalita que con mucha dulzura propuso: “ Marcos, mira abajo! Mira, cuanto camino ya has hecho. Tienes que verlo para dar a tu esfuerzo el valor que merece.” Pero Marcos no quiso hacerlo. Pensó que si mirara abajo seguramente caería o no podría subir más por el miedo. Le abrazó la preciosa energía de Sodalita dándole toda fuerza necesaria para mirar atrás. Marcos cogió aire y miró. Como con arte de magia la orientación cambió 90 grados. Marcos se sorprendió mucho. De repente no miraba abajo, miraba atrás como si fuera un camino horizontal. Dijo a Sodalita: “ No sabia que es tan fácil hacerlo. Mira cuanto camino he hecho! Parece pan comido, un camino recto y agradable. Y solo yo sé cuanto me ha costado.” Miró a delante. El cambio de perspectiva era tan brusco que le quitó el aliento. Otra vez estaba pegado a la montaña vertical. Le fallaron las piernas y se agarró en ultimo momento para no caerse. Su corazón latía a cien. Sodalita le susurró: “Mira! Todo es relativo. Si miras detrás de ti o abajo, lo mires como lo mires, está tu pasado. El camino que ya has hecho. Que de esta perspectiva si te atreves mirarlo puede parecer incluso fácil. Delante de ti o arriba está tu futuro. Ni lo puedes ver entre las tinieblas solo poco a poco puedes ir adelante, subir confiando en la ayuda de tus guías y tus propias habilidades. Pero lo que realmente existe, lo único que es real, es el presente. Yo te invito y te facilito centrarse en el presente que no es ni vertical ni horizontal. Es un punto. Una esfera que si te centras en mi energía, conseguirás a ver como un vehículo. Este vehículo se puede mover en cualquiera dirección que te apetezca. Si conectas con tu presente, con Aquí y Ahora, te sentirás libre de manera que hasta ahora no has experimentado. Podrás moverte en las lineas de tiempo espacio sin perderte nunca. Porque siempre sabrás que es realmente real.” Marcos imaginó una esfera de Sodalita de color azul oscuro. Se sintió seguro y fuerte. En ese momento se activó la energía de Angelita. Le dijo: “Ahora cuando ya estás conectado con tu presente yo te seré como una brújula. Te mostraré las direcciones. Te mostraré tu norte para que puedas emprender el viaje hacia tus orígenes. Hacia tu inocencia.”
Parecía que Marcos olvidó el esfuerzo de subir la montaña. Ahora era un aventurero intrépido. En su nave de Sodalita y su brújula mágica de Angelita estaba preparado para empezar un nuevo camino. Un camino que no era ni vertical ni horizontal. Un camino que le llenaba de alegría y la sensación de libertar infinita.

Jabalí

Imagen

Después de abrir canal de comunicación entre la energía de la pulsera y Aran, lo vi corriendo tranquilamente a través de los campos. A su lado corría un Jabalí. Aran estaba un poco desconcertado. El Jabalí no le molestaba pero bueno, tener un Jabalí corriendo contigo no es algo típico. A damas los dos juntos ocupaban todo el camino. Pues si encontraban a alguien de frente esa persona tenía que cederles paso. Aran sentía las miradas entre sorprendidas y enfadadas. Intentó correr más rápido para que el animal se quede detrás. Pero el Jabalí aceleró también. Pues Aran intentó correr mucho más lento, lo mismo hizo su compañero de cuatro patas. Finalmente Aran paró. Miró al Jabalí y preguntó ya un poco enfadado: “Quién eres?” Esa pregunta sorprendió al Jabalí. Dijo: “Como quién soy? Menuda pregunta! Soy tu Fuerza Interior.” Ahora Aran se quedó perplejo. “Que? Mi fuerza? Pero no puedes ser un Jabalí?” Jabalí se ofendió y con un gruñido dijo: “ Qué?!!!! Prefieres que sea una lombriz?” Pensándolo mejor, Aran tenía que reconocer que mejor tener a su lado un hermoso, fuerte y al mismo tiempo amistoso Jabalí que una lombriz. Parecía que el animal sintió que Aran empezaba a aceptarlo. De verdad comenzaba a aceptar esa parte suya tal como era. El Jabalí propuso: “Mira, los caminos no son para mí. Qué te parce si vamos al bosque?” Aran se dio cuenta de que no había bosques alrededor. Todo eran campos. Bonitos pero si árboles. Pensó que no podía ofrecer a su Jabalí lo que necesitaba. Sintió como si desilusionara a sí mismo.
En ese momento se activó la energía de la Cornalina. La imagen cambió. Aran estaba sentado. Escuchando el mensaje de la Cornalina que con su voz dulce le dijo: “ Se te ha olvidado que eres un creador. Todo lo que te rodea es creación tuya. Te has trazado muchos caminos pensando que así podrás organizar y controlar tu vida. Pero eso no es la verdad! Desgraciadamente tus caminos limitan tus posibilidades, limitan el espacio. Ni puedes moverte libremente, ni cabe sitio para otra gente. Corres, pero no compartes tu camino. Escúchate a ti mismo. Qué necesitas de verdad? Tu Fuerza Interior, la que impulsa y la que te puede guiar, te pide un cambio. Y lo puedes hacer! Conecta conmigo y poco a poco aprenderás dibujar otro paisaje. Un paisaje sin caminos pero libre y natural llenos de árboles, y de aventuras. Lo puedes hacer justo ahora!” Aran cerró los ojos. Sintió la energía de Cornalina en el corazón. Su caliente color naranja se extendía fuera de su cuerpo. Poco a poco empezó a imaginar los arboles a su alrededor. Precioso bosque lleno de vegetación. Empezó a correr entre los arbustos, helechos bajo la sombra de los arboles grandes. De reojo vio a su Jabalí. En ese momento él también corría libremente. Aparecía de vez en cuando, se acercaba para darle golpecitos amistosos y otra vez profundizaba en el bosque. Tanto Francisco como su Fuerza Interior representada por el Jabalí estaban felices. Sin caminos. Sin líneas rectas trazadas entre los campos de cultivo que marcan otros. Ahora eran libres y felices emprendiendo la aventura de la vida que resonaba con lo más profundo de su ser.
………………………
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.

Rayo rojo

A veces hago las comunicaciones con los minerales que ya están con vosotros desde hace tiempo. Este es el caso. A través de la foto de su collar y su nombre y apellido conecté con Iva y sus Cornalinas. Aquí tenéis la comunicación.
Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Irene vestida de blanco entre otras mujeres. Todas bailaban creando un círculo de luz blanca. Pensé en la Hermandad de la Rosa y el baile de cuatro elemento. Pero ese círculo era atemporal. Tenía la sensación como si Iva pertenecía a un grupo que se reunía en varias líneas del tiempo para apoyarse y brillar como las estrellas blancas. Iva se sentía parte de ese grupo moviéndose con mucha belleza, haciendo magia con naturalidad. Oí la voz que expresaba el mensaje del colgante de Cornalina. Se dirigió a Iva: “ Pones el servicio a los otros por encina de ti.” Iva dejó de bailar y bastante sorprendida dijo: “No, yo me cuido.” Cornalina siguió: “Durante muchas encarnaciones te dedicaste a expandir la luz blanca y pura. Has sanado muchas cosas y hay ayudado a mucha gente. Lo tienes tan integrado que ves ese el rayo diamantino como si fuera el tuyo. Pero, y si te digo que tu luz no es blanca sino roja?” Pregunté mentalmente si no fuera rubí pero la Cornalina lo negó, repitiendo que era la energía roja. Iva no sabía que responder. Parecía como si no entendiera de lo que hablaba Cornalina o por lo menos no lo creyera. Detrás de ella se oyó un rugido, suave pero potente. Iva dio la vuelta y vio a una leona. Para decir la verdad tenía el aspecto del león pero yo sabía que era leona. O mejor dicho, sabía que era la Sekhmet, la diosa de Antiguo Egipto con la cabeza de leona. Pero en ese momento era una leona que con su cuerpo ágil se acercó a Iva y se sentó enfrente de ella. Iva estaba muy desconcertada. La Leona le dijo: “Estás en un momento en el cual se te abren puertas a lo nuevo. Lo nuevo de verdad. Son las puertas a lo no explorado hasta ahora. Son las puertas a tu energía roja. Soy Sekhmet. Te traigo tu fuerza y tu poder. Mi rugido vibra en tu vientre, en tu útero. Soy la fuerza pura de la vida.” Iva miró sus manos. Tenía en ellas una cinta de color rojo. A su lado apareció un laberinto y al otro veía el círculo de luz que simbolizado todo ese trabajo que había hecho hasta ese momento y la hermandad de mujeres que se ha forjado vida tras vida. Sekhmet continuó: “Lo que te propongo no es fácil. Pero tampoco te pido que sea rápido. Solo te invito a que lo intentes. Mira, tienes en tus manos la cinta. Átala a lo que ya has conseguido y adéntrate en el laberinto para conocer lo nuevo. Gracias a tu cinta roja podrás volver, si en algún momento lo necesites.” Iva miraba el hilo pensando si de verdad hacía falta hacerlo. Sekhmet no decía nada respetando cualquier decisión suya.
Finalmente Iva emprendió la aventura. La vi sosteniendo la cinta roja atada al círculo de luz blanca entrando en el laberinto acompañada por la leona, la diosa Sekhmet que no permitiría que le pasase algo malo y le daría la fuerza de su rugido.
………………………
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.

Sentirse entero

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Jan como a un leñador. La imagen era como en otros tiempos, trabajaba son la hacha, solo. El bosque era muy curioso. Los arboles eran muy grandes, helechos gigantes. Jan trabajaba en pleno sol. Estaba muy contento. Lo sentía muy fuerte, con esa fuerza que no solo se basa en lo físico sino en la fuerza interior. Era estable y feliz. Terminó a trabajar y se sentó al lado de una hoguera para tomar un café y comer algo. Miraba su bosque con cariño sintiéndose parte de él. Me pregunté a mi misma que podían aportar los minerales a una persona que parecía tan sólida y bien anclada en la tierra? Sentí la respuesta de Ojo de Hierro “Es verdad que está bien. Pero no expresa todo su potencial.” Se dirigió hacia Jan: “Quieres que te muestre que te falta?” Jan asintió. Se levantó y se dejó llevar por le energía de Ojo de Hierro. Entre los arboles también sentía la energía de Amatista que era como la neblina de color violeta en movimiento. Llegaron a una cueva dentro de una colina llena de vegetación. La entrada era bastante amplia pero al mismo tiempo muy oscura. Como si la luz se cortara nada más entrar. Jan se sorprendió un poco pero se sentía tan bien acompañado y seguro que entro sin miedo. Dentro el ambiente era húmedo, se oía como goteaba el agua. Incluso en esa oscuridad se sentía la vida. Las paredes de la cueva estaban tapadas por musgo y liquen. En un momento Jan y Ojo de Hierro llegaron a un sitio que se veía todavía más oscuro. Desde dentro se oyó un rugido. Jan preguntó qué era eso y Ojo de Hierro le respondió: “La Nada”. Pensé en la Nada de la Historia interminable pero la sensación era muy diferente. Tenía respeto a ese espacio pero no me causaba una sensación negativa. Era más bien como un Vacío, un sitio sin tiempo. Ojo de Hierro abrazó a Jan y continuó un mensaje: “Eres como un Rey Roble. Dominas bien la energía creciente. Eres la vida en expansión. Eres la luz del Sol. Creas y te alegra la creación. Pero te cuesta otra faceta de la vida. La que mengua. La que muere. La que destruye. Es la parte del Rey Acebo que te falta. Expresas solo la mitad de tu potencial. Allí en la Nada te espera la parte que te pertenece pero todavía no la has hecho tuya. No tangas ningún miedo. Allí te espera la vida. La vida con su faceta que te queda por descubrir e integrar.” En las manos de Jan apareció una flor violeta que se parecía a Pulsatilla. Al verla, Jan supo que la Nada estaba con él. Que todavía no estaba seguro que aportaba en su vida pero que formaba parte de ella mucho antes de entrar en esa cueva. Se sintió “entero”. Y era la sensación diferente de estar “pleno”, eso ya lo sentía antes pero ahora era diferente. Salió de la cueva. Tenía muchas ganas de volver a casa. Como si se hubiera dado cuanta que aunque en el bosque le rodeaba la plenitud de la vida necesitaba algo más reducido, de alguna manera algo “más menguante”. Necesitaba volver a casa para estar en cuatro paredes y estar con los seres queridos que le esperaban allí.
…………………
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.

Nada te persigue

Imagen

Después de pedir permiso para abrir canal de comunicación vi a Isa corriendo por un bosque. Todo era de colores fríos y ella parecía huir de algún peligro. Pensé en varias películas donde había visto esa imagen. Un peligro que asecha, y el personaje sabe que si lo pillan morirá. No era nada agradable en esa imagen. Sentí la energía de Mookaita. Intentó parar y tranquilizar a Isa diciendo que el peligro no existía, que no era real. Ella no le creía. Todo su cuerpo decía que corría peligro y que aunque estaba agotada tenía que ir corriendo. Miraba a Mookaita que tenía el aspecto de un hombre y estaba segura que le estaba engañando. Su inquietud era tan grande que tenía miedo yo de que rechazara la sanación de Mookaita. La energía de la piedra poco a poco consiguió calmar un poco a Isa. Cerró los ojos. La energía de Mookaita se colocó en su primer chacra y susurró: “Ahora te sientes segura.” Entonces Isa se sintió como si estuviera dentro de una flor de alcachofa. Me sorprendió esa imagen pero pensé que tenía su lógica. Es una flor, pero la flor fuerte, resistente y al mismo tiempo sanadora y limpiadora. Luego apareció una familia de osos, un oso, una osa y un osezno. Y al final dos árboles, una secuoya y un roble. Un gran equipo para un momento tan delicado en el que estaba Isa. Luego la energía de Mookaita se colocó en segundo chacra. La acompañaron todos, la familia de osos, árboles y la alcachofera. Mookaita susurró: “Ahora te sientes bien acompañada.” Y era verdad. Isa se relajaba cada vez más. Ya no se sentía tan perseguida. Respiró profundamente. Mookaita continuó colocándose en el tercer chacra. Cogió de manos a Isa, la miro en los ojos y dijo: “Ahora puedes.” Isa miró alrededor suyo. Seguía en el bosque pero en ese momento todo tenia preciosos colores. Estaba sentada en la hierba verde junto con el Hombre Mookaita que sostenía sus manos. Vio su camino muy diferente. Sentí la energía de Rodonita que con mucho cariño expresó su mensaje. “No puedes huir de tu pasado porque forma parte de ti. Estás corriendo pensando que algo te asecha pero lo que te causa el miedo llevas dentro de tu corazón. Te seguirá siempre. En lugar de intentar escapar de ti misma, te aconsejo que integres trozo por tozo todo lo que te ha pasado. Mira, soy como un hilo y una aguja. Coge los trozos de tu vida, tus experiencias, tus recuerdos y aprendizajes y crea una preciosa manta de patchwork! Todos estos trozos que parecen rotos e inútiles pueden crear algo bonito. Algo que te va a calentar en las noches oscuras. No huyas mas! Nada te persigue. Estás más que bien acompañada. Ahora depende de ti que harás con tu vida.” ………………………………………..
Si deseas que vaya en busca de los minerales que resuenan con tus necesidades o te apetece conocer el mensaje de alguna piedra, escríbeme.
Personalizarle las piedras y/o hacer una comunicación puede ser también un bonito regalo para algún ser querido.